Super Smash Bros: el gran torneo 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Super Smash Bros: el gran torneo 2

Mensaje por InuZelda Modoki el Dom Feb 12, 2012 3:40 pm

Sí señores de Sages, he creado una secuela de mi infame fan fiction Super Smash Bros, ¿os acordaís? Aquel con tantos personajes que si tuviera que pagar por poner a cada uno habría arruinado a mi familia y que acabó con un Pichu convertido en un demonio y con los miembros de la SGAE en un pozo, y que tras tres años de lucha acabé hace dos años. Ahora ha vuelto, pero debo decir que se han ido muchos, muchísimos de los personajes (no vereís a los de InuYasha, a los de Mirmo, etc...), pero eso no significa que no vaya a haber caos. De hecho caos habrá, y mucho, porque en este primer capítulo vereís a parte del nuevo reparto, y si conoceis a que juegos y series me he aficionado en los últimos tiempos, mientras leeis estás líneas, ya os podeis imaginar quienes son y de dónde vienen.

Bueno, sin más dilación, pasemos a publicar ya este cutre-crossover...


----
SUPER SMASH BROS: el gran torneo 2


Capítulo 1: una nueva edición, unos nuevos personajes (capítulo de introducción de los nuevos miembros del reparto)


Master Hand, el enorme guante que llevaba 10 ediciones presidiendo el torneo estaba mirando la pantalla de un enorme ordenador, haciendo los últimos preparativos.

-No permitiré que este torneo se nos desmadre-dijo el extraño ser.- Menos mal que esa princesa va a enviarme a sus seis ayudantes, seguro que nos serán útiles para prevenir rebeliones.

Miró de nuevo a la pantalla: varios participantes habían mandado cartas de renuncia a su puesto en el torneo por diversos motivos y había tenido que buscar a nuevos participantes a última hora. Además, Haku y Yuko (más conocidos como Pepe y Pepa, sus antiguos presentadores) iban ahora a la universidad y no tenían tanto tiempo para presentar, por lo que tuvo que buscar a unos nuevos presentadores.

-Nada de neurotoxinas, ¿vale?- pidió Master Hand a su nueva presentadora.
- Descuide- respondió la aludida, su voz con eco robótico.- Pero, ¿la ha encontrado?
-Sí- respondió Master Hand.- Vuestra "amiga" ha accedido a participar en el torneo, aunque no sabe que estáis aquí.
-Oh que bien, al fin podré disculparme con ella- dijo el nuevo presentador, su voz también con eco robótico.
-Sí, discúlpate con ella, aunque dudo que esa rencorosa perdone a un cretino como tú- le recriminó en tono burlón la presentadora.
-¡NO ME LLAMES CRETINO!-le gritó el otro.- ¡Esa actitud fue la que provoco que me volviera loco! Yo, el pobre y pequeño Wheatley, se convirtió en un monstruo por culpa de una mandona que no puede dejar a nadie vivo.
-Siempre estuviste loco-le recordó ella.
-No te aguanto, GlaDos- gruñó Wheatley.
-Es recíproco.

Master Hand suspiró: entre esos dos robots como presentadores y los nuevos participantes del torneo (sobre todo esos nueve mercenarios y aquel "señor demoníaco"), esta edición, incluso con los elementos de la harmonía de su parte, se iba a desmadrar fijo.

-Que los dioses y diosas de todos y cada uno de los mundos nos protejan- rezó Master Hand.


-o-o-o-o-o

Varios días después...

Nos encontramos en la zona de llegada a las instalaciones Supersmash. Los puestos se preparaban para abrir el primer día de plazo para las inscripciones a las 8:00 AM, hora de Nuevo México, y de todos los participantes, solo 9 estaban allí plantados para apuntarse los primeros.

-¡Vamos, vamos, vamos, lentorros! ¡Estoy deseando apuntarme a esto!- decía un hiperactivo joven de unos 19 años a sus ochos compañeros.- ¡Tengo unas ganas de dar caña que no se me van ni aunque "el Jinete" me decapite!

Un hombre con un casco de obrero, gafas como de aviador, y vestido con mono de trabajo, le puso una mano en el hombro para calmarle.

-Tranquilo, Scout: tenemos tiempo antes de que empiece- le dijo el hombre con una voz calmada.- Además, en teoría son unas vacaciones, lo del torneo es algo secundario.
-¡No es secundario, Engineer!- le gritó un tipo que iba de militar.- ¡Aunque podamos aprovechar estas instalaciones de lujo para descansar, nosotros, el gran y poderoso RED, debemos demostrar ante el universo que somos los mayores guerreros de la historia!
-Dah, Soldier debería relajarse-dijo un tipo calvo y enorme.- Estrés malo para hombre pequeño.
-Herr Heavy tiene razón- dijo un hombre vestido de médico, con un fuerte acento alemán.- The announcerr nos ha mandado aquí parra lucharr, perro tambien parra que descasemos como prremio porr nuestrros logrros ante BLU.
-Cosa muy sospechosa, la vegdad sea dicha- afirmó un francés, vestido muy elegantemente, pero con una máscara que solo revelaba sus ojos y su boca.
-¡Unos gusanos europeos como vosotros no me dan ordenes!-gritó Soldier.- ¡YO, un americano de verdad, soy el que esta al mando! ¡Así que si yo os digo, Medic y Spy, que os calléis, os calláis!
-Oui, monsieur- dijo con sarcasmo Spy.

Soldier gruñó por lo bajo y miró a los dos miembros del equipo que permanecían en silencio: el eternamente borracho "cíclope escosés negro", el Demoman, dormía apoyado sobre el/la misterioso/a Pyro, un tipo/a con una mascarilla de gas tapándole la cara.

-No sé por qué hemos venido tan temprano. ¡No hay nadie en este maldito sitio!-se quejó el noveno hombre, que había estado explorando el terreno. Quitando a Heavy, era el más alto del grupo, vestido con ropas similares a las que usan los cazadores.
-Sniper, como mercenarios del RED debemos estar aquí los primeros sin falta- afirmó el Soldier.- y ahora vamos a esos puestos de inscripción. Después, panda de nenazas, podréis hacer lo que os de la gana.

Poco antes de entrar, la criatura más extraña del universo apareció de la nada a saludarles. Era un pequeño caballo de color rosa, con el pelo alborotado de un rosa más oscuro y la marca de tres globos cerca de la cola.

-¡Hola holita! ¡Soy Pinky Pie, encargada de los eventos festivos que tendrán lugar en el torneo!-se presentó el hiperactivo caballo apareciendo sobre la cabeza de Heavy.- ¿Sois nuevos en esto? ¡Yo también!-exclamó apareciendo junto a Scout.- ¿Qué sois vosotros? Yo soy un pony- dijo mientras agarraba la cara de Spy con sus cascos.- ¡Este año a mis amigas y a mi nos han encargado varias tareas en este sitio!-exclamó alegre en medio del grupo.- ¿Sois luchadores? Nosotras no- informó asomándose por la espalda de Medic.- Rainbow Dash se enojó un poco al oírlo, pero esta a cargo de las instalaciones de entrenamiento así que puede hacer todo el deporte que quiera y no está tan triste. No me gusta que nadie este triste- explicó apareciendo entre Sniper y Soldier.- ¿Os estoy molestando? Deberíais apuntaros ya- recomendó mientras jugaba con una llave inglesa, perteneciente a Engineer, manteniéndola en equilibrio sobre su nariz.- Ah sí, mañana cuando acabe el plazo de inscripciones doy una fiesta de inauguración. ¿Vais a venir? ¡Por supuesto que sí! Nadie debe perderse una fiesta- sonrió en medio del grupo.- Oh, debo irme, creo que acaba de llegar más gente y quiero ver que son. Buena suerte y todo eso. ¡Encantada de conoceros, tipos rojos!

Y tal como apareció, se fue, dejando al equipo RED con cara de "¿que diablos ha sido eso?"

-Vale, ¿alguien quiere explicarme que ca**jo acaba de pasar?- preguntó Scout.
-Qué en el universo existen criaturas más hiperactivas que tú...- le respondió Engineer, comprobando que volvía a tener su llave inglesa en su cinturón.
-En fin, vayamos ya a apuntagnos y ya vegemos que más criatugas hay en este extragno lugar- sugirió Spy.

o-o-o-o-o

Encargándose de las pistas de entrenamiento, donde los participantes entrenaban sus cualidades atléticas, estaba una pegaso celeste, con una melena que no era ni de un color, ni de dos, si no de siete: el arco iris. Una marca de un rayo rojo adornaba su muslo.

-Vaya chasco. Yo pensaba que Celestia nos había mandado como competidoras, pero en lugar de eso me veo vigilando la zona de atletismo.

Fue entonces cuando vio a una extraña mujer humana (Según la guía especies que le habían puesto en forma de diapositivas al llegar el día antes) mirando hacia los lados, como perdida. Llevaba un cubo de color gris, adornado con un corazón rosa, y vestía con una camiseta blanca con el logotipo "Aperture Science". Su pelo marrón recogido en una coleta y el mono naranja que llevaba abierto, la parte superior recogida como en un cinturón, le daban pinta de se runa atletista. Sin nada mejor que hacer, la pegaso se acercó a hablar con ella.

-Hola.

La mujer saltó precavidamente al ver a un caballo alado hablándole. Al ver que no parecía hostil, sacó una pizarra blanca y un rotulador que le habían dado y escribió: "hola, me llamo Chell".

-Yo soy Rainbow Dash. ¿Por qué escribes en vez de hablar?- la mujer agachó la cabeza como apenada.- Oh, vaya, no serás muda y acabo de meter la pata, ¿verdad?- La mujer asintió.- Agg, vaya fallo.- Chell le sonrió como diciéndole que no era nada. A continuación borró su mensaje anterior y escribió: "¿Dónde esta la zona de inscripción?"

-Pues, ¿ves ese cartel de ahí? Sigue las indicaciones y llegaras en dos minutos-respondió la pegaso.- ¿Vas a competir?-Chell asintió.- Que envidia, a mi me encantaría pero Twilight y la princesa me persuadieron para no hacerlo, no puedo decir el motivo. En fin, te deseo suerte- se despidió de Chell, la mujer saludándola con la mano mientras se dirigía hacia el puesto de inscripciones, pensando en que ojala esa pegaso tan amable no se acabara poniéndose contra ella, como todo al que había conocido.

Conociendo su suerte, seguro que acababa intentándola matar a base de neurotoxinas o con bombas, o con bombas y neurotoxinas, o con torretas, o con...


o-o-o-o

Tiendas, tiendas, tiendas y más tiendas. Si fuera una adolescente normal estaría comprando como una loca. Pero ella, Akemi Homura, no era una adolescente normal: era una chica mágica, con un enorme sufrimiento encima. Suspirando, entró en la primera tienda que vio, una de sombreros, y le preguntó a la dependienta, que para su sorpresa era una elegante unicornio blanca con una melena violeta.

-Oh, ¡mi primer cliente!-exclamó la unicornio al verla entrar.
-No, lo siento- se disculpó Homura.-Solo he venido a preguntar por el puesto de inscripciones. Estoy un poco perdida.
-Oh vaya... tenía un sombrero ideal para ese atuendo tan elegante que llevas- dijo la unicornio apenada.- Soy Rarity.
-Akemi Homura.
-¿Y el gato que llevas en el hombro?-preguntó Rarity, señalando a la extraña criatura semejante a un gato pero con orejas muy largas.
-¿Puedes verme?-preguntó el gato con una voz adorable.- Vaya sorpresa. Será que en este mundo soy visible. Me llamo Kyubey.
-"Y es un pequeño bastardo"-pensó Homura.
-Encantada de conoceros. Bueno, señorita Homura, el puesto de inscripciones esta en la plaza principal, saliendo todo recto de mi tienda-explicó Rarity.- La encargada es una unicornio lavanda muy amiga mía llamada Twilight Sparkle. Si no le importa, ¿puede darle esto de mi parte?- preguntó pasándole un paquete.- Son unas cupcakes que me ha dado mi amiga Pinky Pie, pero son demasiadas para mi. Si quiere una puede cogerla si quiere.
-Muy generoso de tu parte, pero no, gracias-declinó la chica mágica con educación.- Se las llevaré a Twilight. Eres una buena amiga.
-Hago lo que puedo- replicó la unicornio sonrojada levemente.
-Es importante cuidar de las amigas... no se sabe nunca cuando van a devorar su cabeza, transformarse en un monstruo o sacrificarse por algún motivo.
-Creo que lo he pillado- la interrumpió Rarity con una expresión asqueada en su cara.
-Bueno, será mejor que me vaya, gracias por todo Rarity

Rarity suspiró aliviada al ver que la elegante, pero un tanto extraña chica salía de su tienda.

o-o-o-o

...o con planchas de hierro gigantes con pinchos, tirándola al incinerador, enterrándola bajo un montón de cubos de compañía...

Chell continuaba andando mientras pensaba las formas en las que Rainbow Dash podría matarla si lo quisiera, como todo ser parlante al que había conocido, cuando se dio cuenta de que había llegado al lugar de las inscripciones. Nueve hombres estaban haciendo cola. Ella se situó detrás de el último, un tipo enmascarado.

-¡Vamos Scout, no tenemos todo el día!- gritaba el segundo en la fila, una especie de militar.
-¿es qué no os dais cuenta de que la encargada es un pu****ro unicornio lavanda?- replicó el primero.
-Eso no ha sido muy educado- le reprochó el unicornio.
-¡Y encima habla!
-Bueno, no veo por qué no- opinó un tipo vestido de cazador, que estaba antepenúltimo en la fila- si antes encontramos a ese pony Rosa
-Ah, habéis conocido ya a Pinky Pie- dijo la unicornio.-Bueno, no perdamos más tiempo. Tu nombre es...
-Scout.
-Aja, muy bien-haciendo brillar su cuerno hizo aparecer una tarjeta con la foto de Scout en ella.- Toma tu identificación, te permitirá acceder a las instalaciones creadas para los luchadores.
- Salgo precioso en esta foto, pero es que yo soy precioso- dijo el joven alegre.
-Sí, claro- dijo Twilight sin interes.

En ese momento llegó una chica con el pelo negro, vestida con un extraño traje violeta, con un extraño gato blanco en su hombro y llevando un paquete.

-¿Quién es el último?-preguntó. Chell levantó la mano.- bien entonces.

Scout pasó junto a ellas y las miró por la espalda.

-Bonitos culos, nenas. Esta noche nos montamos un trío de lo lindo y hacemos BONK sin parar- dijo el joven, haciendo un movimiento grosero con su cuerpo, y provocando que el hombre enmascarado hiciera un "facepalm" mientras murmuraba cosas en algo que parecía ser francés.

La recién llegada se enrojeció y apartó la vista del chico violentamente. Chell por su parte estuvo a punto de tirarle su Cubo de compañía a la cabeza, pero el que estaba detrás de él en la fila ya había terminado y lo arrastró hacia otro lugar por la oreja.

-Nada de ligoteos con el enemigo, recluta- le oyó decir.

Chell suspiró: menudos tipos iban a ser sus rivales en el torneo.

O-o-o-o-o

-¡Hey joven! ¿Quiere una manzana? ¡La primera es gratis!

Un extraño ser de piel verde, vestido con un abrigo rojo, y que llevaba unas enormes gafas con dos espirales dibujadas en cada lente se acercó a la criatura que le había llamado: una pony naranja de pelo rubio y con un sombrero de vaquera.

-Fawful no tiene apetecimiento de manzanas en el momento que es este, pero tendría gustamiento de tener conocimiento de donde esta el puesto de inscripciones-respondió el extraño ser.
-Oh bueno, está aquí al lado- dijo señalando hacia donde estaban haciendo cola varias personas.- Me llamo Applejack, vendo productos relacionados con las manzanas.

Fawful examinó los productos con detenimiento: tenían muy buena pinta.

-Quizás Fawful tendrá compramiento de algo cuando tenga inscripción.
-Aquí estaré, azucarillo- dijo la pony granjera.
-¿Puedes tenerme hacimiento de un favor?-preguntó. Applejack asintió.- Si ves a dos tipos que tienen vestimenta de fontanero, diles que su perdición ha tenido llegada al torneo- y dicho esto comenzó a reírse de forma malvada mientras se alejaba hacia la cola.
-Que mal está el personal...opinó Applejack mientras lo veía alejarse.


O-o-o-o-o

En la zona de la enfermería destinada para seres no humanoides, una pegaso amarrilla, con una melena rosa, cuidaba de los pokémon que irían dentro de las pokeballs que aparecían aleatoriamente en algunos combates.

-Este es el último, Fluttershy- dijo una chica humana de unos quince años, de pelo marrón y ojos azules, sacando a un Snivy de una pokeball.
-Gracias Touko- le dijo la pegaso. La humana había llegado no hacía mucho y se había ofrecido voluntaria para ayudarle. Aunque al principio le había dado miedo, al ver que era una persona dulce, le había cogido confianza.- No tendrías porque haberme ayudado a sacar a todos de sus pokeballs para la revisión.
-Me encantan los pokémon- respondió la entrenadora.-Yo misma voy a participar con parte de mi equipo en el torneo.
-aún no me creo que este aquí, ayudando a estas maravillosas criaturas- dijo la pegaso mirando a un Celebi que volaba sobre su cabeza.- Me cuesta creer que vayan a ser usados como armas- añadió un poco triste.
-No los van usar como armas, sino como ayudantes- le comentó Touko.- Además, a todos estos pokemons les encanta combatir- dijo mientras acariciaba dulcemente a un Suicune.- Estos no son comunes ni en nuestro mundo. Bueno, me alegra haberte ayudado, pero ahora me debo voy a inscribirme, ¡no quiero quedarme sin plaza! ¡Nos vemos!
-Adios- dijo Fluttershy alegre mientras la humana se iba. Luego se quedó mirando a los pokemons y sonrió: le encantaba su trabajo.

O-o-o-o

Cuando Fawful se unió a la cola, el unicornio estaba terminando de atender a un humano negro con un parche en el ojo, que parecía ir con una borrachera que no la saltaba un Yoshi. Delante de Fawful iba una humana de pelo negro, otra con un cubo y cinco hombres más.

-Anda, mira quien esta aquí- oyó decir detrás de él.

"Él no, por favor" gruñó el beanish. Al girarse vio a otro de los villanos de su saga: un bufón vestido de lila y amarillo que llevaba una máscara blanca y negra.

-Hola Dimencio- dijo sin ganas.
-Oh venga, ¿por qué tan serio?
-Porque cada vez que tienen ponernos juntos en algún fic siempre acabas teniendo traicionamiento del uno que soy yo.
-Oh, vamos, no me puedo creer que le hagas caso a los fanfictions. Seguro que trabajar juntos para vengarnos de Mario y Luigi en este torneo es una buena idea. Además, creo que Bowser tambien ronda por aquí.

Mientras discutían, uno de los hombres (el humano más grande que habían visto) se les quedó mirando.

-¿Qué enfermo mandó bebes a luchar?- preguntó el hombre frustrado al ver a ambos villanos.
-¡Hey, Fawful no tiene ser un bebe, mole de enormidad!- le insultó enojado el villano.
-A Heavy no le gustan los bebes respondones- dijo Heavy enojado, levantando a Fawful con una sola mano.- Heavy aplastará bebe si sigue insultándole.
-Heavy, baja a ese niño- le dijo un "obrero".- Guarda la violencia para la batalla. Solo los bebes pegan a otros bebes.
-Dah. Salvado por Engineer pero reza por no tener que pelear contra Heavy- le recomendó mientras lo bajaba al suelo. Ambos hombres se dirigieron hacia donde estaban los que parecían ser los miembros de su grupo. Cuando pudo respirar tranquilo, el beanish le dijo al bufón.
-Lo de tener trabajamiento contigo… Fawful acepta.
-Esto de hacer amigos se te da de miedo, ¿eh?- río Dimencio, viendo como Heavy se alejaba.

O-o-o-o-o

A eso del mediodía, cuando los novatos ya se habían inscrito, fueron llegando los veteranos al torneo. Link, héroe del tiempo, con su radiante sonrisa, su cuerpo escultural, su hermoso pelo rubio y sus preciosos ojos azules (nota: 1000 fangirls murieron al imaginárselo desnudo), acompañado por la princesa Zelda, una preciosa joven con unas curvas perfectas que compartía sus mismos rasgos (nota: 1000 fanboys se empalmaron al leer esto), fueron los primeros en llegar y pudieron recopilar algo de información acerca de los participantes en la nueva edición.

-Un año más, un torneo más- dijo el legendario héroe.
-Sí, parece increíble después de lo que sucedió el torneo pasado- comentó la princesa, recordando a la toma de poder de los malos y al Pichu demoníaco.-Pensaba que Master Hand no haría más torneos.

Mario, Luigi, los bigotudos héroes fontaneros del Reino Champiñón, y Peach, la preciosa princesa con un cuerpo precioso de larga melena rubia y ojos azules (nota: 1000 fanboy se volvieron a empalmar imaginándosela desnuda) quienes acababan de llegar, se unieron a al verles.

-Bueno, aquí estamos otra vez- dijo el fontanero de rojo.-El grupo comienza a reunirse.
-Ains, Zelda. Como te he echado de menos, o sea- dijo Peach en su tono pijo.
-espero que este año no lleguen nuevos monstruos o malvados que den miedo- dijo Luigi tragando saliva.
-Sobre los nuevos… nos hemos informado y al parecer nuestro grupo ha perdido una buena cantidad de miembros respecto al año pasado- informó Link.
-¿Qué quieres decir?- preguntó Mario sorprendido.
-El grupo de InuYasha ha vencido a Naraku y quieren vivir tranquilos el resto de su vida, lo mismo que Jack y Victoria con respecto a Ashran y Gerde. Los tres villanos han muerto, por cierto. El grupo de los muglox tiene a la parte humana en plenos exámenes de la universidad y la banda guarumo ahora se dedica a la venta ilegal de marihuana en el reino de los muglox, por lo que no les hace falta venir a mendigar por aquí. Ed y Al no han dado motivos, pero tampoco vienen este año. Sakura Kinomoto tiene que pensarse lo de participar este año. Sonic viene en camino sin Amy, que se ha ido a hacer una matanza de fangirls.Ah, y los compañeros de Ash se han cansado de que los deje tirados cada pocas temporadas y le han mandado a tomar por… ejem… eso, que viene solo- informó Zelda.
-Wow. Nos hemos quedado en los de siempre entonces- dijo Luigi.
-Supongo que entonces tendremos que reclutar nuevos buenos, o sea, no vaya a ser que lleguen más malos, o sea- sugirió Peach.
-Esa es otra: menuda panda de novatos- suspiró Link.-Por lo que hemos leído en las fichas, nueve son una panda de mercenarios que la mayoría están para que los encierren en un psiquiátrico y no les dejen salir, una chica mágica que esta medio deprimida, una mujer muda que actúa como si todo quisiera matarla, y lo peor para vosotros tres: Fawful y Dimencio se han apuntado como dúo.
-¿FAWFUL Y DIMENCIO?- gritaron Mario y Luigi asustados.
-Ains, o sea, aquí se va a armar una buena- opinó Peach.
-Estás de broma, ¿verdad?- le rogó Luigi a Link con la mirada. El héroe de Hyrule negó con la cabeza.- ¿Por qué a mí?- lloriqueó el cobarde fontanero.
-Tambien hay un nombre que nos mosquea mucho a Link y a mí: ha aparecido un tal Ghrahim en las listas- dijo Zelda.- Y Link ha empezado a actuar por alguna misteriosa razón como si un violador quisiera “atacarle” por detrás.
-Es que no sé… tengo esa extraña sensación al oír ese nombre- dijo Link cubriéndose el trasero con las manos.
-Tambien hay una nueva entrenadora Pokemon, que parece ser la más normal de los nuevos- recordó Zelda.
-Hola chicos- saludó un erizo azul.- ¿Habéis visto a ese pony rosa rondando por ahí? No se como lo hace para aparecer y desaparecer mientras habla.
-Hola Sonic- lo saludó Link.- ¿Tú Tambien la has visto? Es lo más raro que me he encontrado desde los aliens que invadieron una granja mientras estaba en Termina.
-No es el único pony por aquí, al parecer- dijo Mario.- La que lleva las inscripciones este año es una unicornio.
-¿Quién dices que es un unicornio?- preguntó una pequeño ser que parecía una bola rosa que acaba de llegar.- ¿Y qué es un unicornio? ¿Se come?
-No, Kirby. Un unicornio es un caballo con un cuerno- le explicó Luigi.
-Ah, entonces se come- dijo feliz Kirby.
-Hey chicos, ¿qué estáis haciendo por aquí?- preguntó la tercera mujer rubia de ojos azules y preciosas curvas del día (y sí: otros 1000 fanboys se empalmaron al imaginársela desnuda).- Hay un pony naranja por aquí cerca vendiendo unas manzanas que están deliciosas.
-Pues comentamos las novedades del torneo, Samus- le explicó Link.
-Samus comiendo manzanas… ¿al fin se ha puesto a dieta?- oyeron decir a Fox, el zorro espacial.
-Ugg, ya está aquí el cansino- se quejó la caza recompensas.
-Eh Samus, ¿sabes qué?- dijo un pájaro azul.- He superado lo nuestro: ya no me bloqueo más al verte.
-Muy bien Falco, has tardado nueve torneos, pero bien- aplaudió irónicamente la aludida.
-Hey chicos, ¿habéis visto a un ponyta shiny de color rosa parlante por aquí?- preguntó un joven que siempre siempre siempre estaba condenado por alguna extraña maldición televisiva a tener 10 años: Ash Ketchup de pueblo Paleta, acompañado por su fiel Pikachu, que es el verdadero luchador.- Cuando iba a atraparlo desapareció.
-Ash, eso no era un Pokemon- le dijo Link.- Era un pony de otra dimensión.
-Oh, que decepción- dijo el joven desanimado completamente.

Un ángel de pelo marrón y ojos azules se acercó volando a ellos.

-Esto Link, ¿tienes un momento?-preguntó Pit.- Hay un tipo muy raro haciendo prácticas de tiro con arco y me da cosa entrenar a su lado... ¿podrías ir y decirle que me deje un poco de espacio a mí?
-No veo por qué no-le respondió Link: le encantaba ayudar a los demás.- Y no debes juzgar a alguien por lo que parece: seguro que es un buen tipo. Ni que nos fuera a llenar de pis…

Y así, Link acompañó a Pit a las zonas de tiro con arco.

O-o-o-o-o

Veinte minutos más tarde…

-Pues sí: nos ha llenado de pis- se quejó Pit.
-En serio, nunca he conocido a nadie tan… agg, no se ni cómo describirlo- se quejó Link.
-¿Pero, que os ha pasado?- preguntó Zelda preocupada.
-Pues verás…

FLASHBACK:

Link y Pit llegaron a la zona de práctica con dianas y vieron al hombre que estaba entrenando. Link lo reconoció por las fichas: Sniper, uno de los mercenarios chiflados.

-Emmm, ¿hola?- saludó Link. El hombre totalmente concentrado en su entrenamiento ni les había notado. Les miró de reojo, gruñó, y volvió a centrarse en sus dianas.
-mi amigo, este ángel de aquí- explicó el héroe incomodo ante la situación- quiere practicar un poco antes del torneo. ¿Le importaría dejarle?
-No. Soy nuevo en este torneo y quiero hacerlo bien, demostrar que soy un profesional- respondió el hombre cortantemente mientras lanzaba una flecha que dio en el centro de la diana.- Boom, headshot.
-Con esa puntería, no creo que necesite más práctica…- dijo Pit. El hombre se giró hacia él. Pese a que no había quitado la expresión fría de su rostro, parecía enojado.
-Mira chaval- dijo Sniper.- Soy un profesional, un profesional con tres principios: ser educado, ser eficaz y tener un plan para matar a todo dios. Si no queréis entrar en la arte de “todo dios”, más vale que os calléis y me dejéis entrenar, que tampoco voy a estar toda la tarde, jo***.
-Ja, te censuran lo que dices, tipo amargado- rió Pit. Link le lanzó una mirada que le decía: “no deberías de haber hecho eso”.
-¡Me importa un co** la pu** censura de los co**nes! –comenzó a decir el hombre, ahora visiblemente enojado, no soportaba que unos niñatos se rieran de él: le recordaba al Scout del BLU, que siempre le pegaba con un bate de béisbol en la cabeza cuando se enfrentaban.- ¡Solo quiero un poco de paz y tranquilidad antes de reunirme otra vez con los toca co**nes de mis compañeros! ¡Así que largaos!
-Pero…

Antes de que algunos de los dos pudieran responder, un frasco con un líquido amarillo calló sobre sus cabezas. El olor que desprendía era claramente orina. Ambos héroes se alejaron a buscar algo con lo que limpiarse.

FIN FLASHBACK

-Confirmado: esos mercenarios están locos- opinó Sonic.
-Me aterra conocer a los otros- dijo Luigi tragando saliva.
-A ti te aterra todo- río Fox.
- Dejando el tema de los mercenarios a otro lado- dijo Zelda- ¿no os parece extraño que los malos no hayan dado señales de vida ya?

O-o-o-o-o

En otro lugar del recinto, el terrible Rey del Mal, conocido como Ganondorf había conocido al señor demonio más peculiar de la historia, el cual se había enganchado a su pierna.

-¡Por favor! ¡Llevo buscándole una eternidad!- rogaba el tipo, con pinta de emo.- Desde la derrota de mi maestro he estado esperando a encontrarme con usted, oh grandísimo Ganondorf. Necesito un nuevo amo, y usted es el indicado para ello. Solo usted.
-¿Eres poderoso?- preguntó Ganondorf, intentando quitarle peso al hecho de que un demonio que parecía ser Lady gaga estuviera abrazado a su pierna.
-¡Mucho!-dijo el demonio recuperando la compostura.- Soy el poderoso señor de los demonios Grahim. Soy de una belleza fuera de este mundo, pero también puedo matar a cientos de miserables mortales sin despeinarme- dijo invocando una espada negra.
-Me vale. Necesitamos refuerzos por aquí. He perdido a parte de mi grupo de villanos en esta edición.
-¿seguro?- le preguntó Vaati, el demonio del viento, a Ganondorf de forma que el otro no le oyera.- A mi no me cae bien…
-Oh, ¡mi corazón rebosa de arco iris!- exclamó Grahim alegre al oír que Ganondorf le había aceptado.
-… No vuelvas a decir esa mariconada o te despido.

Bowser, el terrible rey Koopa, Eggman, el malvado científico en forma de huevo, y el trío de patéticos ladrones conocido como Team Rocket se acercaron al nuevo miembro del equipo.

-Bienvenido a bordo- le saludó Bowser.- Somos el equipo “los malos”.
-¿Los malos? –Preguntó Ghrahim escéptico.- ¿No sería mejor el equipo fabulosamente diabólico?
-No, con los malos nos apañamos- dijo Meowt, el Pokemon mascota parlante del Team Rocket.
-En fin, caballeros-continuó diciendo Ganondorf.- Este año nuestro número se ha visto bastante reducido, así que, ¿alguien tiene un plan para librarnos de los buenos de una vez por todas?-El Team Rocket y Bowser levantaron la mano- que no incluya secuestros Express de pokemons ni de princesas, eso nunca nos funciona- Eggman levantó la mano- no Eggman, tampoco vamos a buscar las esmeraldas del caos.

Ghrahim levantó la mano.

-Yo tengo uno, pero puede llevarnos algún tiempo. ¿Cómo lleváis los rituales de despetrificación?
-Pues tendría que repasarme esa parte magia malvada, la tengo oxidada- admitió Ganondorf.
-¿Y la magia dimensional?-preguntó el demonio.
-El único tipo que la domina por aquí nos acabaría apuñalando por la espalda- gruñó Bowser al pensar que Dimencio y Fawful iban a trabajar juntos contra él.
-Peggo si apugnalag pog la espalda es mi trabajo- dijo un hombre enmascarado, apareciendo de ningún lado, asustando a los presentes, l o cual le hizo sonreir de forma siniestra. Adoraba causar esa reacción, pero más adoraba apuñalar a sus desprevenidas víctimas tras decir “justo detrás de ti”.
-¿Y este quién es?-preguntó Eggman alarmado.
-Un mercenario… he oído que hay nueve y que están pirados- le susurró Jessie.
-Llamadme Spy. Y ahoga, desapaguecegué y no volvegueis a vegme a no seg que yo quiega – y dicho esto, el hombre desapareció envuelto en una neblina.
-Eso mola mucho- opinó James.
-Como sea. Ghrahim, ¿crees que tú plan funcionará si te conseguimos a ese mago dimensional?- preguntó Ganondorf.
-Por supuesto-confirmó el demonio- y os puedo garantizar que va a ser un puro caos.
-ME GUSTA- dijeron el resto de malvados (sí, con la misma cara que la meme del mismo nombre).

En el siguiente capítulo:
El segundo y último día de inscripciones llega. Algunos aprovechan para entrenar, otros para relajarse, y algunos para entablar nuevas amistades. Pero, no todo es tan bonito como parece: ¿qué pasara cuando Chell descubra que aquellos que intentaron matarla son los presentadores? ¿Acabará el RED destruyéndolo todo antes de que empiece el torneo, o por el contrario serán Fawful y Dimencio quienes lo hagan? ¿Dejará Sniper de arrojar fraskungfú a desconocidos? ¿Podrá Luigi superar sus temores? ¿Dejará Peach de actuar como una pija? ¿Samus y Fox se insultarán mutuamente hasta la eternidad? ¿Puede ser Pinky Pie más aún más random? ¿Y qué esta tramando Ghrahim?¿Acabará Link comprando vaselina para que no le duela tanto el culo cada vez que oye su nombre? Respuestas a estas preguntas y muchas más en los próximos capítulos de Super Smash Bros: el gran torneo 2.



Nota: ninguno de los personajes que aparecen en este fic (salvo los mencionados Haku y Yuko) me pertenecen. Todos pertenecen a sus distintas compañías (mayoritariamente Nintendo, Hasbro y Valve) y creadores. El argumento no tiene sentido, pero ¿cómo podría tener sentido cuando al universo de Super Smash Bros se le agregan Team Fortress 2, My Little Pony: Friendship is Magic y Portal entre otros?

avatar
InuZelda Modoki

Mensajes : 5
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/07/2011
Edad : 25
Localización : Estudiando encerrada en mi cuarto FFFFFUUUU

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.