El Coloso del Desierto (En Juego)

Página 28 de 29. Precedente  1 ... 15 ... 27, 28, 29  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Regol el Sáb Sep 06, 2014 11:55 pm

A Litch

Daya asiente cuando le haces una seña y te sigue en silencio. Afortunadamente hay arbustos cerca de donde la gente se está juntando, así que no tienen problemas escondiéndose para espiar.

Al principio la cantidad de personas que hay no los deja ver nada, pero los soldados empiezan a dispersarlos a todos y a enviarlos a casa. Es entonces cuando puedes ver un cuerpo malherido, ensangrentado y casi deshecho tirado en el suelo. Entiendes inmediatamente de qué se trata, gracias a su aspecto humano, su pelo rojo como el fuego y su piel oscura como la tierra. Se trata de una Gerudo.

Todavía alcanzas a escuchar a algunas personas gritarle cosas como "¡Perra!" o "¡Vuelve de donde viniste, espía de mierda!" e incluso hay quienes le escupen antes de irse. Pero no puedes evitar notar que está totalmente desarmada y que no trae ningún tipo de protección en su cuerpo aparte de ropa delgada. No parece haber puesto nada de resistencia.

Los soldados se apresuran a arrastrarla de los brazos sin mucha gentileza. Cuando pasan cerca de ti, te das cuenta de dos cosas. La primera es que su pecho se mueve aceleradamente, seguro está respirando aunque no parece que sea una respiración muy regular. La segunda es su rostro. Más allá de las heridas y la sangre que le escurre por todos lados alcanzas a distinguir que sus facciones están compuestas por líneas suaves y tersas. No sabes mucho de las Gerudo, pero esa muchacha definitivamente es muy joven. Los soldados la llevan a rastras hacia un edificio que sabes que usan como cuarteles, probablemente para encerrarla o interrogarla ahí.

Acciones
-Libres.

_________________
avatar
Regol
Arceus

Mensajes : 505
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 16/04/2011
Edad : 21
Localización : La Sala de Té de las Brujas

Ver perfil de usuario http://sandpath.foroa.org

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Litcharm el Lun Sep 08, 2014 3:14 pm

Me mantuve en silencio observando la escena. Estaba confuso porque no veía qué estaban rodeando. Se oían insultos de todo tipo y golpes. Unos momentos después, se acercaron unos guardias para hacer que los ciudadanos se alejaran del lugar. En ese momento pude ver qué había detrás de esa maraña de gente. Una mujer.

Una mujer joven con piel tiznada por el sol y su cabellera larga era del mismo color del fuego. No vi ninguna de su especie antes, pero sé de cuál era. Es una Gerudo. Aunque fuera una Gerudo, seguía sin comprender porqué esos aldeanos la maltrataban. "¿Qué me he perdido?" pensé en silencio. "¿Por qué le han hecho eso?" susurré suavemente y me giré a Daya. "¿Por qué le hacen eso a un ser inocente?" le dije tristemente y en tono bajo a Daya.

Me giré de nuevo a dónde estaban la Gerudo y los guardias. Seguí observando entre los matorrales y vi que se estaban llevando a la Gerudo, ¡arrastrándola! No podía soportar cómo trataban así a esa mujer inocente y herida. No puedo creer que sean tan crueles. Ni siquiera le dan cuidados médicos. Mis dientes rechinaban de furia, pero no debía perder la cabeza si no quiero perderla literalmente. "Daya...Tenemos que salvar a esa chica." Le dije girándome hacia ella con mirada decidida. "Dímelo mientras les seguimos de cerca." No le di tiempo a que respondiera y le cogí de la mano para que me siguiera y no perdiéramos de vista a los guardias. Al final llegamos, mientras nos escondíamos guardando una distancia para que no nos vieran, a una especie de cuartel. Me estaba temiendo lo peor. Pero no podía entrar así como así. Si no...No sé que me podría pasar a mí, pero me preocupa más lo que le podría pasar a Daya. Bajé la cabeza y solté un ligero gruñido de resignación.
avatar
Litcharm
Audino

Mensajes : 15
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 31/08/2014
Edad : 23
Localización : Capital de las Sombras

Hoja de personaje
Nombre: Zoalin Randell
HP:
60/60  (60/60)
EP:
80/80  (80/80)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por SoraNogar el Lun Sep 08, 2014 5:08 pm

Damian escribió:
-Hay una diferencia, y es que yo soy quien estaría creando y diseñando. ¿Cree que no tendría control sobre mi propia obra? Encuentro ese comentario casi ofensivo, señor Dasslor. No se preocupe, sé lo que estoy haciendo. Ya lo verá llegado el momento, el negocio prosperará si lo hacemos de la manera correcta.

Arqueo una goro-ceja con curiosidad. Pensaba que no iba a insistir tanto y menos cuando la goro-mayoria de los que intimido acaban retrocediendo ( Salvo el goro-suicida de aquel goro-mocoso de Slav cuando me lanzó esa goro-piedra). Sigo sin fiarme de los hylians, pero sabiendo que fue él quien aseguró mi goro-sueldo... Esto será un simple goro-trato de confianza y beneficio. Pero mira que un solo hylian quiera ocuparse de tal idea... Si la forja de la goro-montaña la llevan varios goro-hermanos para crear un armamento distinguido, no entiendo cómo pretende uno solo (E hylian. ¿Lo he dicho ya, goro?) que se atreve con la complejidad de la magia. Si no fuese porque vi sus curiosos efectos con la bendición del hada de la Goro-Montaña de la Muerte, habría pensado que la magia es simplemente cuentos de la goro-buenaventura que usan los videntes timadores, goro.

-No me malinterprete, goro. Últimamente los negocios en la ciudadela son muy competentes y los clientes buscan la goro-mano de obra más reclamada por los grandes compradores, goro. Entienda que dentro del negocio aceptamos con goro-prioridad a aquellos que no tienen miedo a perder nada, goro. Mi aprendiz ha demostrado ser un puro ejemplo de ese goro-ideal. Pero si tanta pasión siente por poner a prueba su idea, no veo por qué seguir buscando goro-dudas de su palabra.-le respondo sin goro-balbuceos, haciendo girar mi goro-pipa con una mano en la mesa-Si me permite concertar un día para detallar sus ideas, costes y condiciones, le estaría agradecido, señor Leynard, goro. Por el momento puedo goro-afirmarle que no rechazo su propuesta, pero me interesaría revisarla, goro.

Tal y como esta sucediendo esto me cuesta creerme que sea goro-verdad que quiera invertir en mi negocio, goro. Será que la tormenta de timos y engaños ha pasado y ahora empieza lo bueno de este negocio en la goro-herrería. He llegado a goro-plantearme estas semanas seriamente si sería necesario utilizar el goro-tiempo libre que pueda ganar de ahora en adelante para aprender el goro-arte secreto de la forja goron... Ascan me mandaría a la goro-mierda a no ser que me rete a ese estupido goro-deporte de nuestra goro-tribu en el que tenemos que llevar ropa apretada en nuestras goro-partes. ¡Es absurdo que su orgullo mueva con tanto fervor a la goro-tribu entera, de idiotas! Pero en fin, yo tambien lo he heredado y no puedo negar que me eché a perder por orgullo también, goro.

-----------------------------------

Pasados los días de preparativos en los que cargo con una bolsa, los goro-guanteletes, mi bolsa de hierba, la goro-pipa y unos pantalones limpios, me despido de Shaku con unos pequeños goro-consejos sobre el mantenimiento de la goro-herrería. No puedo quejarme, goro. En mi útimo goro-regreso me quedé impresionado con el trabajo que logró, goro. Y sospechosamente, goro, me pareció ver un ligero aumento de ventas en las cuentas, goro. ¿Significa eso que tendría que salir de viaje más a menudo, goro? Con un viaje a un goro-bosque lejano seguro que Shaku gana un dinerillo extra... ¡Qué demonios, goro! ¡Es mi herrería todavía, no suya, goro! No, tengo que centrarme en acabar con este asunto cuanto antes, goro. Ir al lago y buscar gerudos, goro. Con suerte podré divertirme con el goro-familiar que nos ha dado Damian si no lo llego a usar. Podría mandarle un mensaje a Venn para gastarle una goro-broma de las gordas. Ahora que le veo con su goro-hermana o quien sea esa, parece más animado que cuando viajó a Kakariko y a la ´goro-montaña con nosotros. En fin, no quiero ponerme a goro-pensar en lo que ha pasado, goro. Bastante tuve con estar a sus ordenes, goro. Es un coñazo de hombre. Pero sin tenerle de goro-mediador ni "asegurador de MI goro-dinero", creo que será mas ameno el viaje para mí.

------------------------

Ameno una mierda, goro. La pradera fue aburrida, ¿¿Pero este goro-pueblucho?? La humedad se hace insoportable en el aire, los goro-bichos no paran de rondar alrededor. Y mi peor goro-enemigo: una bañera gigante donde el agua cubre más arriba de mi goro-cresta. Nada más meternos en el pueblo, goro, siento la horrible necesidad de sacar mi goro-pipa y llenarla de hierba hasta con copete y todo, goro. ¿Y se supone que hay gerudos aqui, goro? Voy a odiarlas más que de costumbre por tener que venir hasta aquí, goro. Mientras camino y no paro de rascarme la rocosa goro-espalda, miro hacia ambos lados: orilla y pueblo, goro. De momento, nada sospechoso salvo nosotros los forasteros, goro. Desearía pasar desapercibido por una vez como en la goro-ciudad de piedra sin que nadie me mire raro. Pero bueno, hay quien dice que la goro-gente frente a aguas es más abierta. No se buscarán goro-problemas conmigo, creo. Aunque esto empieza a hacerse aburrido, sería un buen plan darse prisa con esto para terminar aquí, goro.

-Si vamos a dividirnos a buscar yo me quedo aquí en el pueblo, goro.- procuro no dirigir los goro-ojos al lago para evitar mostrar mi incomodidez- Si se han escondido aquí, quizá tengan alguna mensajera en tierra que informe al valle cada cierto tiempo, goro.

Es mejor no mencionar a las Gerudo para no levantar sospechas, goro. Si algo me ha demostrado la goro-taberna donde trabaja Shaku, es que toda goro-persona con oídos a tu alcanze es una goro-bomba de chismorreos dependiendo de lo que digas, goro.
avatar
SoraNogar
Smeargle

Mensajes : 183
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 24/07/2011
Edad : 24
Localización : Spirit Temple

Hoja de personaje
Nombre: Dasslor
HP:
125/125  (125/125)
EP:
40/40  (40/40)

Ver perfil de usuario http://soranogar.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Zafiro Bladen el Lun Sep 08, 2014 9:16 pm



La platica de Damian con Dasslor, el Goron, me parece algo familiar. mi padre es un... hombre de ... negocios, por así decirlo. digo, el se ha cubierto bien los pasos para que nadie se enterase de algo más denso, pero no es como que los cubriera con certeza. en fin, igual y no es mi tipo de platica... ni de tema favorito.

--------------------------------------------
Escucho atenta las instrucciones de Damian, y cuando nos da el collar, lo miro con absoluta curiosidad, embelesada. Qué bonito!
y más al pensar que tiene una criatura dentro! suelto un suspiro y me lo acomodo, para tenerlo cerca. servirá definitivamente si descubrimos algo.

al segundo dia, me acerco a Luck, un poco indecisa, pero al final, me animo. me aseguro que no hay nadie escuchandonos.

- Hermano, mañana Damian nos dará instrucciones sobre una investigación.. sabes?- pongo una pausa y tomo sus manos.- me gustaria mucho que nos acompañaras. tal vez así te entretengas, y eso..- suelto, casi con un suspiro, sonriendo levemente, esperando su reaccion o respuesta.-
--------------------------------------------------------------

El camino es tranquilo, si no aburrido, por lo menos no tan lleno de altercados. casí cae la noche, pero antes, podemos ver el Lago de Hylia. un cuerpo precioso de agua, cuya sensación es palpable. bueno, para todo aquel que no tema de ella. Me pregunto como se las está viendo el Dasslor... por que... bueno, es un Goron. pero no parece incomodo.



Tambien me sorprende un poco el termino con el que se conoce este sitio... en realidad, es un poco más pequeño de lo que sonaba, más bien, como un pueblo. pero supongo que da igual. no resta la sensación de tranquilidad. incluso juraria que sí hubiera nacido aquí, seria bastante agradable.


justo cuando comenzaba a pensar que hacer, el goron habla.

Dasslor escribió:-Si vamos a dividirnos a buscar yo me quedo aquí en el pueblo, goro.- procuro no dirigir los goro-ojos al lago para evitar mostrar mi incomodidez- Si se han escondido aquí, quizá tengan alguna mensajera en tierra que informe al valle cada cierto tiempo, goro.

-Bueno.- me llevo mis manos detrás de mi espalda, estrechandolas.- No parece mala idea. Y aunque me encantaria buscar de una vez pistas en el lago, creo que no falta mucho para que anochezca. así que me uno a tu plan.- digo en tono neutral al Goron.
avatar
Zafiro Bladen
Arceus

Mensajes : 94
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/05/2011
Edad : 24

Hoja de personaje
Nombre: Lena
HP:
65/65  (65/65)
EP:
80/80  (80/80)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Caballero Verde el Mar Sep 09, 2014 3:20 am

Detengo mi melodía y guardo por un rato mi instrumento. Parece que éste es el final del camino para cualquier curioso. ¿Quizás he llegado más lejos que cualquier otro viajero y por eso no hay más sendero? Seguro que me tachan de optimista e ingenuo, pero la simple idea me motiva un poco. Aunque no demasiado, para ser sincero; en cualquier caso noto que la luz del sol se cuela entre las hojas de los árboles. Más allá parece haber una oscuridad digna del inmenso sótano de la casa de Kafei y que vi cuando era un poco más joven. Tengo algo de miedo, la verdad. Casi parece una advertencia de que una vez que cruce la línea, ya no habrá marcha atrás. Quizás la próxima vez que vuelva a ver la luz del sol sea en esa lejana tierra o en cualquier otra... Debo prepararme.

Justo cuando doy unos pocos pasos al frente, escucho un ruido entre la maleza. Me giro y observo la figura de un niño que se dirige hacia otra parte. ¿Se habrá perdido? Pero la Ciudad del Lago queda lejos de aquí, ¿cómo habrá llegado hasta el bosque? Bueno, qué más da. La cuestión es que decido seguirlo con sumo cuidado; lo último que quiero es darle el susto de su vida.
avatar
Caballero Verde
Gloom

Mensajes : 336
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 23/07/2011
Edad : 24
Localización : Reino Sagrado

Hoja de personaje
Nombre: Vladis Kalahed
HP:
83/83  (83/83)
EP:
55/55  (55/55)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por RiaJ el Mar Sep 09, 2014 11:15 am

Regreso a mi casa y le cuento a mi maestro todo lo ocurrido en la reunión, creo que estará orgulloso de que acepte ir. Luego deberé ocuparme de algo muy importarte, pedir más tiempo de licencia... espero no tener problemas, pero si me piden justificación diré que necesito ir a mi casa, que mi madre enfermó, o algo así. Me encuentro ansioso los siguientes dos días, hasta que por fin llega el momento de partir.

Un familiar, ¿eh? Interesante, es de un solo uso. Debería cuidarlo bien, aunque Damian quiere que le avisemos con uno de ellos cuando nos enteremos de algo importante. No quiero usar el mío, aunque si todos lo piden, no me quedará de otra. Hm, me pregunto si me veré muy impertinente haciendo la siguiente petición...

-¿Estos artículos son muy especiales o por qué no nos da uno más? Así no nos peleamos cuando necesitemos decidir quién gasta el suyo -dudo un momento, ¿soné maleducado? -claro, si no es mucha molestia - sonrío, intentando amortiguar la posible rudeza de mis palabras.

Finalmente, después del necesario largo viaje a través de la campiña llegamos a la Ciudad del Lago. Lo primero que hago es cerrar los ojos y respirar profundamente, sintiendo en mi cara el aire y la humedad que transporta. ¡Aaah, se siente bien estar de vuelta en mi hogar!, incluso me resulta imposible esconder mi sonrisa. Me pregunto si mi familia estará bien, tengo mucho tiempo sin verlos, seguramente mis hermanitos pequeños ya deben estar irreconocibles. Ya que estoy aquí, debería ir a visitarlos, nadie me daría información de más confianza que mi padre.

-Si quieren un lugar para pasar la noche, seguramente en mi casa hay espacio -menciono al grupo -y de paso podemos preguntar a mi familia si saben algo.

Claro, no es como que tengamos una habitación para cada uno, pero el suelo es un lugar muy grande. Espero que se haya entendido eso y que no esperen gran comodidad. Supongo que una buena opción es preparar algo humilde en el granero, pero ya veremos.

Cuando llegue a mi casa, acompañado por el grupo o no, saludaré a mis padres. Luego de eso hablaré directamente con mi padre.

-¿Cómo han estado todos? -preguntaré, antes de pasar a lo importante-. ¿Qué ha estado ocurriendo últimamente en el lago? Me enteré de que hay trabajadores de Hyrule investigando la zona central. ¿Tú sabes algo sobre esto?
avatar
RiaJ
Ampharos

Mensajes : 162
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 23/07/2011
Edad : 25
Localización : Mi casa~

Hoja de personaje
Nombre: Ridlef Rustam
HP:
110/110  (110/110)
EP:
50/50  (50/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Regol el Miér Sep 10, 2014 2:12 pm

Actualización

A CV

Sigues al infante con rapidez. Aunque parece estar huyendo de ti, dando vueltas por todos lados y tratando de perderse entre los árboles, tú eres rápido y estás acostumbrado a pasar entre obstáculos, así que la carrera no te es difícil en absoluto. Cuando lo alcanzas, das un rodeo para evitar que siga huyendo cerrándole el paso. Llegas frente a tu objetivo y te das cuenta de que se trata de una niña de aspecto hylian o sheikah, pero es muy extraña. Lo primero que te llama la atención es su pelo verde intenso como el follaje de primavera. Lo lleva corto y con una diadema oscura. Su ropa es del mismo color que su pelo, pero no parece estar hecha de ningún tipo de tela que conozcas y luce cosida torpemente. A su lado flota una pequeña luz de color verde también, definitivamente se trata de un hada.

-¡Aléjate! -te dice mientras da unos pasos hacia atrás y extiende ambas manitas abiertas hacia ti-. ¡Viejos espíritus de la naturaleza, escuchen mi plegaria por favor! ¡La gente de afuera carece de pureza, echen de aquí a este invasor!

La niña parece gritarle la rima al aire, pero en cuanto escuchas sus palabras, comienzas a seguir el hormigueo de antes, solo que esta vez es tan intenso que paraliza tus extremidades un instante.

Última tirada, esta es todo o nada. 2d6 y tu número meta es 6. Si la pierdes, Vladis pierde el conocimiento. Si la ganas, Vladis queda completamente libre del hormigueo y de la maldición ...hasta nuevo aviso.

Acciones
-Libres.




A Litch

Te acercas a los cuarteles acompañado de Daya. Cerca hay una ventana, así que te asomas con cuidado para ver qué está pasando. Lo que ves es a los soldados riéndose mientras patean a la gerudo en el estómago y atándole unas cuerdas bastante gruesas y apretadas alrededor de las muñecas y los tobillos. Cuando terminan, salen del edificio. Te apresuras a esconderte. pero no puedes evitar escuchar su conversación, diciendo que se van a divertir con ella cuando termine el turno.

Acciones
-Libres.




A Zafy

Luck acepta ir contigo con ánimos, agradecido por haber sido incluido esta vez. Está preparado el día de la partida y ambos se escabullen fuera de casa.




A RiaJ

Damian te mira con una sonrisa.

-La magia de la familia Leynard se basa en joyas. Ese colgante que tienes en tus manos es topacio rosado de bastante calidad y la cantidad que se usa en los colgantes de todos bien puede valer 5,000 rupias. No pueden ser reutilizadas porque la joya se consume una vez que la magia se libera. Pero lo más costoso es el proceso que usé para encantarlos con un familiar, que bien puede tomar una semana de encantamientos y procesos con pociones. Es magia muy complicada, pero no está desaprovechada con lo que van a hacer.

Tu anfitrión te examina el rostro antes de seguir.

-Pero entiendo tu inquietud, así que te daré uno más por si acaso. Me sobró porque esperaba a alguien más, pero ya ves. Dale buen uso, señor Rustam.




A Pris, RiaJ, Sora y Zafy

La noche cae mientras discuten qué hacer. Venn se impacienta y llama la atención de todos.

-Bueno, creo que nadie quiere ir al lago por la noche, así que de todas maneras podemos ir al pueblo.

-Yo iré al lago -dice Anell mientras agita su ropa. De abajo de la capa que le cubre la espalda salen Crea y Prier que han ido descansando la mayor parte del camino-. Tengo buena compañía y muy útil.

-De acuerdo -dice Venn-. No te metas en riesgos innecesarios, envía un mensaje con una de las hadas si necesitas algo. Estaré rondando el pueblo, así que ahí podrán encontrarme.

-No te preocupes -es lo único que dice la hylian antes de salir corriendo hacia la costa.

-Bien -les dice Venn una vez que se han quedado solos-. Si Ridlef puede darnos hospedaje, podremos dejar nuestras cosas ahí antes debuscar pistas en el pueblo. Vamos todos, ya podremos separarnos luego.

La casa de la familia Rustam se encuentra cerca de la plaza central. Es un lugar pequeño pero está rodeado de una extensión bastante larga de tierra con hortalizas y animales. En un extremo hay una pequeña casa de madera de la que salen ruidos de más animales y cerca de ahí se encuentra lo que parece un granero. Se dirigen a la puerta principal y Ridlef la toca.

A RiaJ

Tu madre abre la puerta bastante extrañada por el grupo que ahí se encuentra. Se tarda unos cuantos segundos en distinguirte entre el resto de tus compañeros en medio de la penumbra, pero cuando lo hace da un salto de sorpresa y se acerca a ti para abrazarte.

-¡Riddy! -te dice casi a gritos-. ¿Qué haces aquí sin avisar? ¿Quiénes son ellos? Pasen, pasen, no se queden afuera.

A Pris, Sora y Zafy

Les abre la peurta una mujer regordeta con un un rostro lleno de bondad. Los mira extrañados un momento, pero cuando reconoce a Ridlef, da un salto y corre a abrazarlo.

-¡Riddy! -te dice casi a gritos-. ¿Qué haces aquí sin avisar? ¿Quiénes son ellos? Pasen, pasen, no se queden afuera.

A Pris, RiaJ, Sora y Zafy

-Me llamo Lana -dice la señora mientras se hace a un lado para que pasen.

La casa es muy humilde comparada con otras como la de Venn o la de Damian Leynard. La señora Lana los conduce a todos a una sala que solo tiene sillas de aspecto frágil. La mujer los invita a todos a sentarse, pero mientras dice eso, mira a Dasslor con cautela. No parece muy habituada a tratar con goron, así que parece un poco incómoda. La misma mamá de Ridlef se sienta en una de las sillas y los observa con curiosidad.

Ridlef escribió:¿Qué ha estado ocurriendo últimamente en el lago? Me enteré de que hay trabajadores de Hyrule investigando la zona central. ¿Tú sabes algo sobre esto?

-Sí, llegaron hace como un mes con un emisario de Hyrule. Aparentemente sus magos descubrieron un depósito de piedras preciosas en un subterráneo debajo del lago y nos pidieron permiso para establecerse y trabajar en eso con la promesa de entregarle al pueblo una generosa porción de las ganancias. Desde entonces gente extraña entra y sale como si fuera su casa y han habido todo tipo de altercados con los soldados. La verdad las cosas se han estado poniendo muy feas. Han pasado muchas cosas.

Acciones
-Le preguntan más detalles a la señora.
-Hacen planes específicos para investigar en el pueblo.
-Van a la taberna local a interrogar personas o escuchar conversaciones.
-Merodean por el pueblo en busca de pistas.
-Preguntan a la mamá de Ridlef detalles específicos.
-Preguntan a los vecinos detalles específicos.
-Lena tiene el poder de percibir magia que esté activa dentro de su campo de visión. Solo necesita tirar 4d6.
-Cualquiera de estas acciones requiere tirar 4d6.

_________________
avatar
Regol
Arceus

Mensajes : 505
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 16/04/2011
Edad : 21
Localización : La Sala de Té de las Brujas

Ver perfil de usuario http://sandpath.foroa.org

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Litcharm el Miér Sep 10, 2014 2:49 pm

Me acerqué a la ventana para observar qué estaban haciendo los soldados. Me asomé con cuidado para que no me vieran. Observé lo que le estaban haciendo a la Gerudo. Mi rabia cada vez es mayor. Me temblaba todo el cuerpo. Debía mantener la calma. En algún momento podría ir a rescatar a la joven sin que hubiera ningún herido.

Después de un rato, que me pareció eterno por lo que estaban haciendo, observé que se fueron de la sala. Era mi momento de actuar. Un momento. Siguen hablando. Escuché un poco más la conversación aunque eso alimentara más mi ira. Estuve un momento totalmente quieto y en silencio después de escuchar su conversación. No podía contenerme más, hasta me saltaban lágrimas de la rabia que sentía.

Después de esa conversación, me giré hacia Daya y le resumí el plan que se me ocurrió. "Daya...Tenemos que rescatar a esa Gerudo. No tienen ningún motivo aparente para castigarle de esa manera. Así que este es mi plan. Entramos por la ventana y cortamos las cuerdas que la apresan. Cuando esté libre, la sacamos por donde hemos venido y corremos en dirección al lago. Si nos sorprende alguien...Em...¡Los dormiré con mis hechizos! ¡Y los atamos a la silla como han hecho con la Gerudo!" Tartamudeaba todo el rato de lo enfadado y nervioso que estaba. Nunca tuve esta sensación. Es la sensación de estar haciendo algo peligroso. Algo en lo que puede que no salga vivo. Pero es más importante rescatar a una persona inocente en peligro. "Nayru. Protégeme, por favor." Recé para mí mismo antes de dirigirme hacia la ventana.
avatar
Litcharm
Audino

Mensajes : 15
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 31/08/2014
Edad : 23
Localización : Capital de las Sombras

Hoja de personaje
Nombre: Zoalin Randell
HP:
60/60  (60/60)
EP:
80/80  (80/80)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Caballero Verde el Miér Sep 10, 2014 5:18 pm

Mientras sorteo los obstáculos y trato de acortar distancia con el niño, me viene a la mente un recuerdo de esos molestos que, por desgracia, son inevitables a veces. En este recuerdo veo el campo de entrenamiento Sheikah, resguardado en lo más profundo de Kakariko, mientras mis maestros observan y evalúan mi prueba de agilidad. Recuerdo que sentí una gran satisfacción, y no me refiero a superar la prueba, sino a su desarrollo. Mi cuerpo no tenía la constitución ni la fortaleza que se esperaría de un guerrero y mi cabeza era incapaz de estudiar a conciencia inmensos párrafos de palabras y palabras sólo para realizar un simple conjuro. Donde en cambio prosperaba, donde yo era en definitiva destacado era sencillamente moviéndome. Todos los Sheikah debían ser ágiles, claro, pero la musculatura y armaduras de los guerreros era un problema, y los magos pasaban demasiado tiempo con el trasero asentado como para fortalecer los brazos y las piernas.

Entonces, ¿por qué siendo bueno en lo que me pedía mi gente acabé siendo tan rechazado? ¿Qué tiene de malo ser un saqueador, un ladrón, un "rebana cuellos" o "corta bolsas"? Al final todo se resume en mi maldito apellido. Si hubiese nacido en otro clan de Kakariko o incluso como un muerto de hambre en los suburbios de Hyrule, las cosas quizás habrían sido distintas para mejor. Claro que esto ya no tenía más sentido. Precisamente por estar hasta los huevos de parecer una marioneta o ser el idiota de turno al que no han invitado a la fiesta creo que irme de estas tierras es la mejor decisión que he tomado en mi puñetera vida. Joder, ¡vaya que sí!

En un último salto, apoyo el brazo que casi me carbonizó Ariadne contra un árbol para acabar justo enfrente del niño, incorporándome rápidamente tras ello. Miro fijamente... ¡y es una niña! Bueno, o eso se supone. ¿Qué cojones le pasa en el puto pelo? Joder, pareciera que una de esas plantas a las que me enfrenté en el Bosque del Norte le ha estado bañando en babas por horas. A lo mejor hasta le han crecido esas útiles nueces, ¡vaya golpe de suerte para surtirme de ellas! Sonrío ante la idea tan absurda, pero antes de hacer nada más la chica parece hablar.

Airas escribió:-¡Aléjate! ¡Viejos espíritus de la naturaleza, escuchen mi plegaria por favor! ¡La gente de afuera carece de pureza, echen de aquí a este invasor!

Por un momento vuelvo a sentir ese hormigueo, con más fuerza que nunca. Hasta juraría que por un segundo soy incapaz de moverme o de sentir algo más que eso, pero sea lo que sea acaba pasándome. Si es la maldición de la que hablaban las dos hadas locas de la entrada, me parece a mí que ya estoy infectado desde hace rato. Joder, vaya plan me he montado. A este paso cuando llegue al extranjero, voy a hacer mi entrada triunfal con siete maldiciones, cinco cicatrices, dos perros mordiéndome ambos brazos y arrastrando una docena de trampas de los cazadores silvestres. Para que digan que he perdido el humor.

Pero vuelvo a mirar a la niña. Por sus palabras y su aspecto no diría que se haya extraviado, más bien pareciera que este bosque es su hogar. Eso de llamar a espíritus y la referencia a la gente de afuera es lo que hace que formule esa hipótesis. Aunque la verdad es que me ha recordado a los niños de Kakariko con eso de la gente de afuera, ¿quizás haya aquí una aldea de Hylians o Sheikah que se han desentendido de Hyrule o de Kakariko? No lo sé. En cualquier caso, me siento de cuclillas y me quito el guante de mi mano diestra, mostrando la palma de la misma que evidentemente sigue vendada. Al mismo tiempo esbozo una fina sonrisa y mantengo la mirada en la chica:

-Lo siento mucho-hablo con sinceridad- No quería asustarte. Tampoco pretendo hacerte daño, y como ya puedes ver la gente de afuera se ha encargado de hacerme daño en todo mi brazo. Por culpa de la manga no puedes verlo, pero te aseguro que así es y si sólo te muestro la mano es sólo porque mostrarte el brazo entero me supondría un dolor importante aquí-me llevo el dedo índice de la otra mano al corazón, dejándola caer al vacío seguidamente- Así que no hace falta que ningún espíritu me haga algo más. Ya tengo suficiente, de verdad.

Finalizo manteniendo la sonrisa, aunque rebajándola un poco quizás por la breve tristeza. Espero a su reacción, guardando el apropiado silencio. La verdad es que hay algo extraño en la mirada de esta niña… no parece la mirada que alguien de su edad suela tener. Me da la sensación de que es más perceptiva y atenta de lo que podría imaginar, pero no me preocupa. Tampoco es que esté embaucándola o alguna otra estratagema de las mías:

-Me gustaría atravesar el bosque para llegar a una tierra lejos de aquí-explico una vez que lo vea apropiado- Dicen que hay festivales de máscaras y gigantes, reinos perdidos y gente interesante-suelto un suspiro y mi sonrisa desaparece, aunque no mi tono amable- Sé que no lo entiendes, pero para mí sería muy importante llegar allí. ¿Tú podrías ayudarme?-y rápidamente me llevo una mano a la cabeza, como si hubiese olvidado algo- Perdóname, me he olvidado de presentarme. Mi nombre es Vladis Kalahed… aunque bueno, mi apellido ya no tiene mucho sentido. Dejémoslo en Vladis-sonrío abiertamente ante eso último- ¿Puedo saber tu nombre? Estoy dispuesto a enseñarte un par de melodías si me lo dices y me ayudas; creo que en mi pueblo era para lo único que servía.

Guiño divertidamente un ojo ante aquello último, sin más pretensión que la de ganarme su confianza.
avatar
Caballero Verde
Gloom

Mensajes : 336
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 23/07/2011
Edad : 24
Localización : Reino Sagrado

Hoja de personaje
Nombre: Vladis Kalahed
HP:
83/83  (83/83)
EP:
55/55  (55/55)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por RiaJ el Miér Sep 10, 2014 6:43 pm

Recibo el colgante de parte del señor Leynard con una sonrisa. ¡Qué suerte! No se molestó, al contrario, se portó bastante amable. Muy bien, así ninguno tendrá problemas cuando debamos avisar de nuestro progreso.

___________

¡Por fin de vuelta en casa! Le correspondo el abrazo a mamá en cuanto la veo, me agrada su reacción, a pesar de que no me gusta mucho que use ese nombre aquí enfrente de todos, pero tampoco es tan importante. Cuando se presenta, yo le presento al equipo.

-Ellos son Lena, Vanessa, Venn y... -dudo al mirar al goron -el grandote es Dasslor. Son mis amigos, estamos aquí en una expedición y les dije que podíamos darles alojamiento. ¿Cree que sería mucha molestia prepararles algo en el granero? -luego, mientras caminamos hacia la sala, pregunto-. Por cierto, ¿dónde está papá? Quería hablar con él también.

Vaya, les mintieron totalmente, no les dijeron de qué es la mina. ¿O quizás sí? Saco de mi bolsillo uno de los collares que me dio Damian y lo observo, no exagero al decir que es una piedra muy bonita. Viéndolo así, es posible que lo que les dijeron fuera una verdad a medias. En fin, eso no es lo que me llama la atención, lo que me preocupa muchísimo es lo que dice sobre gente extraña entrando al lago, además de cosas feas que han estado ocurriendo.

-Pero... ¿qué clase de cosas han pasado? ¿Qué tipo de gente ha entrado al lago? Esto es problemático, muy muy problemático -me detengo a pensar un minuto antes de seguir-. Le diré la verdad, vinimos aquí precisamente a buscar la manera de detener lo que está haciendo la gente de Hyrule, pues nos enteramos de que la minería que están haciendo en el lago puede causar muchos problemas... incluso catástrofes naturales. Dice que hay gente paseándose libremente por el lago, ¿algunas de esas personas son Gerudo?
avatar
RiaJ
Ampharos

Mensajes : 162
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 23/07/2011
Edad : 25
Localización : Mi casa~

Hoja de personaje
Nombre: Ridlef Rustam
HP:
110/110  (110/110)
EP:
50/50  (50/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Regol el Dom Sep 14, 2014 6:19 pm

A Litch

Daya no parece muy contenta cuando le cuentas tu plan. La escuchas empezar a murmurar algo, pero callarse a media frase. Cuando volteas a verla luego de eso, notas que te observa directamente a los ojos durante un instante y asiente. Tomas eso como la señal de que está de acuerdo con tu plan.

-Yo vigilaré -te dice-. Si alguien se acerca te daré una señal.

La ventana está cerrada pero no tienen problemas rompiéndola. Afortunadamente es lo suficientemente grande y está lo suficientemente baja como para que pases a través de ella. Daya se mantiene afuera mirando alrededor, pero pronto pasas a ignorarla y concentrarte en lo que tienes afuera. Una vez que la ves de cerca, estás segura que definitivamente es una muchacha muy joven. Las Gerudo no son muy distintas a los hylian y a esos los conoces bien, así que puedes imaginarte que la chica no tiene más de dieciseis años. Cortas sus cuerdas con tus aletas y tratas de ayudarla a levantarse, pero está extremadamente lastimada y muy apenas parece estar consciente. Al final consigues sujetarla y ayudarla a incorporarse y, casi con todo su peso a cuestas, la llevas hasta la ventana y te las arreglas para hacerla pasar a través de ella. Una vez que los dos están fuera, entre tú y Daya la ayudan a caminar hacia la costa, alejándose del centro del pueblo.

-¿Y ahora qué? -pregunta Daya jadenado mientras intenta sujetar parte del peso de las Gerudo-. ¿A dónde vamos...?

Acciones
-Libres.




A Caballero Verde

La niña te observa con los ojos muy abiertos y terror evidente cuando te acercas a ella y te quitas el guante, pero su expresión cambia al ver la mano vendada.

-¿...te duele? -pregunta en voz bajita sin despegar los ojos de ahí.

Vladis escribió:¿Puedo saber tu nombre? Estoy dispuesto a enseñarte un par de melodías si me lo dices y me ayudas; creo que en mi pueblo era para lo único que servía.

-Saria... Me llamo Saria -la niña parece relajarse cuando menciona su nombre-. ¿Quién eres? El Bosque ahuyenta a todos los extraños, ¿cómo te resististe a la maldición? Supongo que el Bosque no te considera malo si mi encantamiento no surtió efecto...

La niña se queda pensando unos momentos y luego agrega algo más.

-Llevo un rato viéndote, la canción que tocaste es muy bonita. ¿Cómo se llama? ¿Quién te la enseñó? No sé qué son los festivales y de máscaras solo conozco las que Fado hace cuando jugamos en su casa, pero el Venerable sabe todo lo que se puede saber en este mundo, tal vez él te pueda ayudar. ¿Qué dices? ¿Vienes conmigo?

Acciones
-Libres.




A Prisca, RiaJ, Sora y Zafy

Ridlef escribió:Son mis amigos, estamos aquí en una expedición y les dije que podíamos darles alojamiento. ¿Cree que sería mucha molestia prepararles algo en el granero?

La mujer observa al grupo con curiosidad y niega con la cabeza.

-Para nada... para nada... En un momento iré a prepararles camas allá.

Ridlef escribió:Por cierto, ¿dónde está papá? Quería hablar con él también.

-Tu padre está en una reunión de vecinos en la casa de los Mutoh. No debería tardar mucho en volver, aunque si quieres puedes ir a encontrarlo allá.

Ridlef escribió:-Pero... ¿qué clase de cosas han pasado? ¿Qué tipo de gente ha entrado al lago?

-Ay, si supieras... ha venido gente de todo tipo. ¡Hace unos días los vecinos hasta encontraron a una Gerudo rondando por los alrededores! Los vecinos la golpearon horriblemente hasta que los soldados de Hyrule los separaron y se la llevaron. No hemos vuelto a saber de ella luego de eso.

Ridlef escribió: vinimos aquí precisamente a buscar la manera de detener lo que está haciendo la gente de Hyrule, pues nos enteramos de que la minería que están haciendo en el lago puede causar muchos problemas...

-¿Muchos problemas? ¿Cres que vayan a contaminar las aguas? Un muchacho que vino el otro día para hablar con nosotros nos aseguró que no iban a ensuciar nada, que el proceso no iba a dañar el ecosistema del pueblo.

Acciones
-Libres.

_________________
avatar
Regol
Arceus

Mensajes : 505
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 16/04/2011
Edad : 21
Localización : La Sala de Té de las Brujas

Ver perfil de usuario http://sandpath.foroa.org

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Litcharm el Lun Sep 15, 2014 1:17 pm

Miré a Daya mientras se estaba pensando la respuesta. No la vi muy contenta con mi plan. Era como...Si no le gustara esa Gerudo. ¿Por qué razón? No veo ningún motivo. Me daba bastante curiosidad y quería preguntárselo, pero no había tiempo.

Me dirigí hacia la ventana y la abrí lo más rápido que pude. Miré a toda la habitación y pensé para mí mismo: "Qué mal gusto tienen para hacer cuarteles." No se parecían en nada a los cuarteles de los dominios Zora, a los que me llevó una vez mi padre. En fin, no tenía tiempo para distraerme. Iba a contrarreloj. Los guardias podrían entrar en cualquier momento. Me acerqué a la Gerudo y la intenté espabilar con unos toques en su rostro. Estaba agotada y parecía inconsciente. Al final desistí y decidí desatarla y llevarla fuera por la ventana. Pesaba un poco para mi algo pequeño cuerpo sin fuerza, pero mi determinación me ayudó a que la pudiera sacar de ese infierno.

Daya me ayudó, aunque con desgana, a sacar a la joven Gerudo. Me sentía mal al ver de esa manera a Daya. Seguía sin entender por qué tiene esa mueca de odio en la cara. Me costó responder a la pregunta ya que estaba pensando en qué le pasaba con las Gerudo y el odio que le tengo a los Hylianos de este cuartel por cómo trataron a esta joven inocente. Al final pensé que Nayru les castigará y respondí a la pregunta: "Vayamos a un sitio más seguro para escondernos. De momento alejémonos de la ciudad en dirección al Lago. Ahora que es de noche no habrá nadie y estará bastante oscuro."

Nos dirigimos hacia el Lago y encontramos un sauce bastante grande al lado del Lago. "Creo que este es un buen lugar para descansar." Con ayuda de Daya acomodamos el cuerpo de la Gerudo para que estuviera cómoda. Usamos hojas que se cayeron del árbol para hacernos unas camas. No podía soportar ver el cuerpo herido de esta joven, así que usé mis poderes curativos para sanarla un poco. Uso Curar II (-10 PP) Pensé que se despertaría después de curarla y solté un suspiro. Miré a Daya y le pregunté: "Te he visto algo extraña desde que iniciamos el plan, ¿te pasó algo con esta Gerudo? He notado que estabas molesta con ayudarme con esto." Mi tono de voz se bajó bastante de tono con la última frase. Creí que le iba a molestar que le preguntara por ello.
avatar
Litcharm
Audino

Mensajes : 15
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 31/08/2014
Edad : 23
Localización : Capital de las Sombras

Hoja de personaje
Nombre: Zoalin Randell
HP:
60/60  (60/60)
EP:
80/80  (80/80)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por SoraNogar el Mar Sep 16, 2014 6:54 pm

Demonios, goro. Y yo pensaba que Ridlef iba a ser de la misma goro-calaña que Venn. Lo cierto es que su hogar es bastante humilde, goro. Y amplio. Bueno, goro...en términos hylian, claro. No es que me sienta especialmente cómodo con tanta goro-gente y apretados aquí dentro. Pero en fin, procuremos no estar incomodos, goro. Además, no quiero buscar más molestias en este húmedo y apestoso lago, goro. ¡Hasta los vapores de la goro-montaña huelen mejor!

En fin, será mejor despejarse, goro. Y por lo que oigo, no saben nada sobre lo que están haciendo aqui los de Hyrule, salvo lo que ya saben todos, goro. Y...espera. ¿Una Gerudo? ¿Ha mencionado a una Gerudo, goro? Vaya, no esperaba que descubrieran a una de ellas y de tal manera, goro. Después de lo que nos contaron en casa de Damian para dar caza a Kotake y encontrarla, goro... ¡puff! Esto ha sido de pura potra, goro.
Preguntaría por ella, pero sinceramente, ¿para qué me interesa saber que le ha pasado, goro? Habrá más que de seguro no habrán querido unirse a su compañera descubierta. Ya las encontraremos nostros, goro. Además, conociendo a los goro-soldados de Hyrule no querran ofrecernosla para interrogarla, goro. Aún me cuesta que Shaku quiera alistarse en tal lugar cuando sea mayor, goro.

-Si me disculpan...-toso dentro de mi goro-mano un instante- será mejor que me quede fuera por...por si acaso, vigilando, goro.

Agradezco que esa mujer hylian tenga tanto goro-valor como para buscar cama a todos nosotros, goro, pero creo que les será más cómodo que no esté llamando yo la atención, goro. Tal y como me ha visto en la goro-mesa, se habrá dado cuenta de que mi goro-culo de piedra no aguantará ninguna de sus goro-sillas, goro. Al menos me ahorro la goro-molestia de buscar una que resista o romperlas todas, goro.
Además, no voy a decir que necesito fumar delante de todos, goro. Tampoco me apetece encerrarme aqui todavia para toda la goro-noche. Hasta preferiría dormir fuera, goro. Dentro de una casa y con esta humedad me puedo goro-asfixiar. Quizá... pueda así investigar un poco mejor esta aldea, goro. No es que sea muy grande, así que no me perderé entre las cabañas, goro. Seguramente les extrañe encontrar a un goron en mitad de la noche, goro. Que porras, que se goro-aguanten, ¿no puedo caminar por donde quiera como cualquier goro-comerciante de mi raza?

En fin, mientras espero lo que decida el resto, me quedo fuera de la goro-cabaña. Con mis goro-ideas y mi goro-pipa la cual enciendo, curioseando los alrededores de la parcela.
avatar
SoraNogar
Smeargle

Mensajes : 183
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 24/07/2011
Edad : 24
Localización : Spirit Temple

Hoja de personaje
Nombre: Dasslor
HP:
125/125  (125/125)
EP:
40/40  (40/40)

Ver perfil de usuario http://soranogar.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Caballero Verde el Jue Sep 18, 2014 6:00 pm

Saria escribió:-¿...te duele?

-Un poco. Pero todo lo que se podía hacer ya se ha hecho, así que es inevitable.

La verdad es que hasta que no lo ha dicho no había reparado en aquel detalle. No importa la magia y vendajes que me proporcionase Kafei; mi brazo no ha vuelto a sentirse el mismo. Desde luego puedo darle uso como si nada, que es lo importante, pero siempre he sentido… algo raro. No sé si llamarlo dolor, molestia o una simple sensación; en cualquier caso acabé acostumbrándome y ya lo veía como algo normal hasta este momento. Aunque me parece que lo tendré que seguir considerando así por el resto de mis días. Es lo que toca.

Abro y cierro el puño, estirando a veces los dedos tanto como pueda y mientras miro mi mano. Al final decido volver a colocarme el respectivo guante y devolver la mirada a la chica, esbozando una fina sonrisa.

Saria escribió: -Saria... Me llamo Saria. ¿Quién eres? El Bosque ahuyenta a todos los extraños, ¿cómo te resististe a la maldición? Supongo que el Bosque no te considera malo si mi encantamiento no surtió efecto...

Me encojo de hombros:

-Yo no sé nada de eso, y menos aún por qué el Bosque no me ha hecho nada, según tú. De donde vengo hay leyendas sobre maldiciones que causa este Bosque y que impiden que vuelvan, pero es lo único que sé. ¿En qué consiste esa maldición, Saria?

Se me hace raro hablar de un bosque como si se tratase de una persona. Sí, supongo que en cierto modo es un ser vivo gigantesco… pero coño, no me jodas; no soy un naturalista de esos o un filósofo de la vida para ponerme con estas mierdas. Pero lo importante aquí es que parece que pese a todo no he sido afectado por la famosa maldición. El motivo es algo que me gustaría saber al igual que Saria.

Saria escribió:-Llevo un rato viéndote, la canción que tocaste es muy bonita. ¿Cómo se llama? ¿Quién te la enseñó? No sé qué son los festivales y de máscaras solo conozco las que Fado hace cuando jugamos en su casa, pero el Venerable sabe todo lo que se puede saber en este mundo, tal vez él te pueda ayudar. ¿Qué dices? ¿Vienes conmigo?

-Las compongo yo… aunque bueno, no lo llamaría “componer”. Simplemente me nacen y me quedo con el ritmo, según el lugar y la situación. Este bosque y lo que pasé ahí fuera… en fin, podrían ser ellos los que me la enseñaron, si quieres verlo así-ladeo la cabeza y sonrío divertido- ¿Te gusta? Eres la primera persona que me lo dice, al menos sin dar rodeos. No pongo nombres a mis melodías, ¿pero qué te parece si le ponemos uno a ésta? Yo propongo…-me llevo una mano a la boca, fingiendo estar pensándolo mientras hago un sonido típico de ello hasta que estimo que es suficiente, apartando la mano- ¡Ah! ¿Qué te parece “Saria”? Es muy bonito.

Le guiño un ojo, soltando una suave risa. La verdad es que no tengo mucho interés en poner nombres, pero ya puestos creo que ese quedaría bien. Es la primera vez que oigo ese nombre y por alguna razón me recuerda a un inmenso bosque; uno alegre y amable, a diferencia de éste hasta el momento. Me llevo una mano a la nuca, acariciándomela mientras la oigo hablar. ¿Un Venerable? Suena a un hombre como Kafei, Damian o incluso Darem; no sé si eso me gusta, ya que en parte ando desinteresado precisamente de toda esa gente. Pero necesito guía y quizás descansar un poco, así que no me queda otra:

-¡De acuerdo, iré contigo!-muestro un pulgar con gran optimismo- Y de paso a ver si ese tal Fado puede prestarme una máscara. Seguro que necesitaré una a la tierra donde me dirijo-me incorporo de pronto, observándola- ¡Yo te sigo! Trátame bien, ¿eh? Y esta vez puedes mirarme todo lo que quieras sin estar escondida-muestro una media sonrisa divertida, ladeando ligeramente la cabeza para pronunciarla.
avatar
Caballero Verde
Gloom

Mensajes : 336
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 23/07/2011
Edad : 24
Localización : Reino Sagrado

Hoja de personaje
Nombre: Vladis Kalahed
HP:
83/83  (83/83)
EP:
55/55  (55/55)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Zafiro Bladen el Dom Sep 21, 2014 8:33 am

En cuanto escucho el asunto de la gerudo no puedo evitar dar un pequeño salto solo perceptible por mi. Aun tengo ciertos pensamientos y sueños con lo que hice.


- todo se escucha complicado, por lo visto. - menciono, sin mucho afán, pero segura de lo que digo lo. Me encantaría poder averiguar lo más pronto posible que es lo que buscan...


-oye, luck. Te parecería bien si nos ponemos a buscar pistas o algo en el pueblo? Al parecer el mismo pueblo no se salva de estar involucrado. - lo observo mientras se decide, si no, iré sola a averiguar un poco por mi cuenta, y en cuanto averigüe algo lo consultaré con los demás.
avatar
Zafiro Bladen
Arceus

Mensajes : 94
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/05/2011
Edad : 24

Hoja de personaje
Nombre: Lena
HP:
65/65  (65/65)
EP:
80/80  (80/80)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Regol el Vie Oct 17, 2014 2:45 pm

Actualización

A CV

Vladis escribió:-Yo no sé nada de eso, y menos aún por qué el Bosque no me ha hecho nada, según tú. De donde vengo hay leyendas sobre maldiciones que causa este Bosque y que impiden que vuelvan, pero es lo único que sé. ¿En qué consiste esa maldición, Saria?

-El Bosque convierte a los extraños para que nunca más puedan salir. Es la manera en la que se protege a sí mismo, pues allá afuera dicen que hay mucha gente que hace cosas horribles como matar a los árboles. Desde que tengo memoria solo he visto a una persona tratar de invadir el bosque y terminó convertida en un espíritu de la naturaleza. Perdió su forma, su memoria y su ser y se unió al colectivo que fluye a través de las plantas y de los animales que aquí viven.

Vladis escribió:¡Ah! ¿Qué te parece “Saria”? Es muy bonito.

-¡Sí! -la pequeña parece emocionada por eso-. ¡Es un gran honor!

Vladis escribió:Y de paso a ver si ese tal Fado puede prestarme una máscara.

Saria se ríe con eso.

-Estoy segura que no le importará.

Vladis escribió: Y esta vez puedes mirarme todo lo que quieras sin estar escondida

-Es que... eres muy grande. No me imaginaba que la gente de fuera sería tan grande. Debes ser un hombre muy poderoso e importante allá de donde vienes.

Y la niña te dirige por el bosque, por un camino imposible a través de matorrales, agujeros en paredes creadas por rocas enormes y maleza. Luego de un rato de seguirla bien podrías asegurar que están perdidos, pero la niña da cada paso con total seguridad sin detenerse ni titubear ni un instante. Después de más rato el ambiente empieza a aclararse un poco, la densidad de las plantas a disminuir y empiezas a distinguir que de algún punto se cuela la luz del sol. Y detrás de un último árbol se abre un claro gigantesco. Sobre él flotan luces de colores que vuelan por todos lados, lo que asumes que son hadas. Por el claro parece pasar un pequeño riachuelo y hay grandes rocas apiladas en distintos lados. Lo que más te llama la atención, sin embargo, son anchos troncos solitarios con agujeros que, si no estuvieras en un lugar como este, jurarías que son puertas y ventanas. Cuando lo miras mejor, te das cuenta de que lo que tienes frente a ti es un pequeño pueblo totalmente natural y fusionado con el bosque. Pero no ves nada aparte de las luces flotantes, no ves a nadie aparte de la chica que camina a tu lado.

Saria, sin embargo, te guía felizmente a través de las casas. Una vez que te acercas más, te das cuenta de que todo está en pequeño, justo como del tamaño de Saria. Tal vez podrías entrar por las puertas de esas casas, pero tendrías qué agacharte un poco y no estás seguro de si en el interior los techos son lo suficientemente altos como para ti.

En algún punto, tu guía se detiene y voltea a verte, probablemente estudiando tu expresión. La chica entonces voltea alrededor y suspira.

-Los demás son un poco tímidos, pero no te preocupes, ya te conocerán. ¿Quieres que te los presente o quieres que te lleve a conocer directamente al Antiguo?

Acciones
-Libres.




A Litch

Zoalin escribió:Te he visto algo extraña desde que iniciamos el plan, ¿te pasó algo con esta Gerudo? He notado que estabas molesta con ayudarme con esto.

Daya mira al suelo unos instantes andes de voltear a verte para responder.

-No es eso... no es que me hubiera molestado contigo... Es que... bueno, no sé si lo sabes, viendo que vienes de un pueblo oculto y protegido, pero aquí afuera los Deku somos pequeños y poco importantes. Nadie nos toma en cuenta y nadie nos trata como a iguales, pero de entre todas las demás razas, la peor es la de las Gerudo. Yo lo he visto, Zoalin... Allá en el valle que las Gerudo gobiernan, la mayor parte de mi pueblo está encadenado y esclavizado... Los tienen viviendo miserablemente, encerrados en celdas por las noches y trabajando todo el día. Dentro de su territorio hay unas cuantas villas de Deku a las que dejan vivir en paz, pero cada cierto tiempo van para tomar a todos los brazos fuertes que pueden y llevarlos a construir, reparar y a hacer cualquier otra cosa que ellas no quieran hacer. Es horrible...

Cuando usas tu magia para curar a la muchacha, la ves despertar poco a poco. Primero parece desorientada y sus ojos están desenfocados, pero poco a poco va recuperando el conocimiento y fijándose en ti. Cuando ya parece totalmente lúcida parece darse cuenta de la situación en el que está y tantea desesperadamente el suelo hasta dar con una piedra irregular del tamaño de un puño. Antes de que puedas reaccionar, la muchacha la usa para golpearte en la cabeza y distraerte el suficiente tiempo para levantarse y echar a correr. El golpe te dolió bastante, pero no te quita el conocimiento, así que puedes ver sin muchos problemas la dirección hacia la que va, alejada del pueblo. Sin embargo, tu curación no fue suficiente. Aun la ves cojear y detrás de ella va dejando un ligerísimo rastro de sangre roja.

Acciones
-La persigues para tratar de hablar con ella.
-La persigues para vengarte por el golpe.
-Decides dejarla ir.
-Cualquier otra cosa que se te ocurra.




A Sora

Te disculpas y abandonas el hogar de Ridlef. Una vez afuera enciendes tranquilamente tu pipa y empiezas a caminar alrededor de la propiedad. Parece que tienen una buena extensión de tierra, toda cercada con una bonita barda de madera que parece más decorativa que útil, pues es tan baja, incluso para estándares hylian, que cualquiera podría saltársela sin mucha dificultad. Recorres la parcela por la parte exterior, mirando que parecen tener un granero y unas cuantas estructuras de madera en donde supones que guardan a los animales. Hay extensiones de tierra sin nada aparte de pasto y al fondo distingues una pequeña huerta con árboles que no alcanzas a reconocer en la oscuridad, pero que supones que son en su mayoría frutales. Los hylian y su comida para dientes suaves.

Más allá, sin embargo, encuentras algo que te interesa. En el huerto distingues la sombra de una persona que parece estar escabulléndose. Tu vista en la oscuridad no es la mejor, pero jurarías que está recolectando fruta, siempre mirando para todos lados como temiendo ser encontrada. Cuando termina, salta la barda un poco más adelante de donde estás y echa a correr en la dirección contraria de donde está el resto del pueblo.

Acciones
-Sigues a la silueta para averiguar de qué se trata.
-Decides dejarlo pasar y seguir paseando.
-Vuelves a la casa de Ridlef para cumplir con tu deber como ciudadano responsable e informarle a la amable señora Rustam de lo que viste.





A Zafy

Te disculpas y abandonas el hogar de Ridlef. El pueblo del lago está igual que la última vez que lo visitaste, pacíficoo, tranquilo, silencioso y casi dirías que solitario. La gente en este pueblo se retira temprano y sin embargo en el aire se siente el eco de un sonido que no estaba ahí la última vez que paseaste por el lugar. El eco, claro, proviene de la orilla del lago donde, incluso a esta hora, hay soldados hyruleanos trabajando. ¿De qué se trata esto? Te acercas a ver con precaución, intentando no ser vista. Ves a muchos carpinteros trabajando en altas estructuras de madera, de más de tres metros de longitud. Sin embargo, parece que la mayor parte del trabajo se concentra en la isla que está en el centro del lago, pues ahí es donde ves a más personas. Entre esa isla y la orilla hay un puente bastante ancho y muy transitado, pues personas circulan tanto para un lado como para el otro.

Acciones
-Te acercas más para ver mejor.
-Decides mejor probar suerte lejos de los soldados de tu ciudad y cerca del centro del pueblo.

A RiaJ

Pronto te das cuenta de que Dasslor y Vanessa se disculparon y se fueron del lugar y te quedas solo con Venn y con tu madre.

-Y bueno... ¿qué dicen? ¿Quieren que les prepare la cama o todavía tienen asuntos en el pueblo?

Acciones
-Libres.

_________________
avatar
Regol
Arceus

Mensajes : 505
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 16/04/2011
Edad : 21
Localización : La Sala de Té de las Brujas

Ver perfil de usuario http://sandpath.foroa.org

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Litcharm el Vie Oct 17, 2014 3:15 pm

Daya escribió:-No es eso... no es que me hubiera molestado contigo... Es que... bueno, no sé si lo sabes, viendo que vienes de un pueblo oculto y protegido, pero aquí afuera los Deku somos pequeños y poco importantes. Nadie nos toma en cuenta y nadie nos trata como a iguales, pero de entre todas las demás razas, la peor es la de las Gerudo. Yo lo he visto, Zoalin... Allá en el valle que las Gerudo gobiernan, la mayor parte de mi pueblo está encadenado y esclavizado... Los tienen viviendo miserablemente, encerrados en celdas por las noches y trabajando todo el día. Dentro de su territorio hay unas cuantas villas de Deku a las que dejan vivir en paz, pero cada cierto tiempo van para tomar a todos los brazos fuertes que pueden y llevarlos a construir, reparar y a hacer cualquier otra cosa que ellas no quieran hacer. Es horrible...

Al escuchar sus palabras, se me llenaron los ojos de horror. No podía creer lo que estaban haciendo las Gerudo. "¿Esclavizados?" Mi mente se negaba a aceptarlo. Mi mente me decía que no podía permitirlo. Pero...No lo iba a pagar con la Gerudo que tenía ahora a mi lado. No...No sé si es verdad lo que dice Daya. No quiero creer que sea verdad...Pero...¿No voy a creer a una amiga y voy a confiar en una desconocida inconsciente? No sé qué hacer. Temblaba de duda. De repente noté un golpe en mi cabeza. Un golpe contundente que me hizo bastante daño. Casi me caí al suelo, pero conseguí apoyarme con las manos. Dolía mucho...Me giré para ver quién fue. Fue...La Gerudo...¿Por qué huye? No le hemos hecho nada. ¿O acaso es lo que ha hecho ella? ¿O simplemente es miedo? Tenía que saber su motivo de huida, así que me dispuse a seguirla. "¡Espera!" grité con todas mis fuerzas y me levanté del suelo bastante mareado. Empecé a caminar rápido en dirección hacia la Gerudo. Quería saber qué se le pasaba por la cabeza. Le hice un gesto a Daya para que me siguiera y empecé a caminar algo más rápido. [Si no llego a alcanzarla, usaré "Detener Semejante (-10 PP)"]
avatar
Litcharm
Audino

Mensajes : 15
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 31/08/2014
Edad : 23
Localización : Capital de las Sombras

Hoja de personaje
Nombre: Zoalin Randell
HP:
60/60  (60/60)
EP:
80/80  (80/80)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por RiaJ el Vie Oct 17, 2014 3:45 pm

Mami de Ridlef cuyo nombre olvido escribió:-Tu padre está en una reunión de vecinos en la casa de los Mutoh. No debería tardar mucho en volver, aunque si quieres puedes ir a encontrarlo allá.

¿Debería ir a molestarlo? No, mejor espero a que venga, mejor platicar con él a solas. Aparte no estoy de humor para saludar a todos los viejos vecinos, ya los veré por la mañana.

-No, así está bien, hablaré con él por la mañana.

Mami de Ridlef cuyo nombre olvido escribió:-Ay, si supieras... ha venido gente de todo tipo. ¡Hace unos días los vecinos hasta encontraron a una Gerudo rondando por los alrededores! Los vecinos la golpearon horriblemente hasta que los soldados de Hyrule los separaron y se la llevaron. No hemos vuelto a saber de ella luego de eso.

Casi me da pena la gerudo, pero si andaba por acá es porque algo tramaba. Eso sí, espero que no sólo la hayan atrapado, sino que la hayan interrogado. Supongo que debe ser una de las enviadas de las brujas. Me gustaría a mí mismo interrogarla, seguramente los soldados de aquí no sabrán hacer las preguntas adecuadas.

Mami de Ridlef cuyo nombre olvido escribió:-¿Muchos problemas? ¿Cres que vayan a contaminar las aguas? Un muchacho que vino el otro día para hablar con nosotros nos aseguró que no iban a ensuciar nada, que el proceso no iba a dañar el ecosistema del pueblo.

Debí ser más específico, mi madre no tiene idea de lo que le hablo. Pero me pregunto, ¿entenderá la verdad? Ni yo estoy seguro de entenderlo tan bien, así que me sería muy difícil explicárselo. Supongo que simplemente mentiré, o evadiré el tema.

-No, no ese tipo de problemas. Lo que pasa es que... -¿qué pasa, Ridlef? ¡Improvisa! -Es posible que haya material explosivo ahí abajo, si siguen excavando podrían ocasionar una gran explosión que pondría en peligro a todos los habitantes del lago. Un mago de la ciudad nos pidió ayuda para investigar, queremos saber si sus teorías son correctas o si no hay nada de qué preocuparse.

Un momento, ¿por qué mencioné lo de la explosión? ¡Qué idea tan tonta se me ocurrió! Espero que mi madre no se ponga histérica, creo que no debí haber dicho eso.

Mami de Ridlef cuyo nombre olvido escribió:-Y bueno... ¿qué dicen? ¿Quieren que les prepare la cama o todavía tienen asuntos en el pueblo?

Ésa es una buena pregunta. Supongo que no es muy tarde para ir a buscar a la gerudo. Iré a las celdas a buscarla, a ver si encuentro la oportunidad de cuestionarla.

-De hecho voy a salir un rato, necesito aire fresco. Olvidaba lo limpio que está el aire del lago, se siente muy bien estar de vuelta -termino con una sonrisa.
avatar
RiaJ
Ampharos

Mensajes : 162
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 23/07/2011
Edad : 25
Localización : Mi casa~

Hoja de personaje
Nombre: Ridlef Rustam
HP:
110/110  (110/110)
EP:
50/50  (50/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por SoraNogar el Mar Oct 21, 2014 6:20 pm

Que me aspen, goro. ¿Tan baratas son las goro-tierras aquí? ¿Cuánto oro gasté por la minucia de choza para la goro-herrería? Desde luego no hay nada como ser campesino, goro. Sin contar el estiércol o la humedad de este...¡ni se cómo llamarlo ahora, goro! Es agobiante, molesto, y...de haber mosquitos al menos yo no sería una de sus goro-víctimas, ¡pero no es el caso, goro! Por suerte mis viejas amigas la goro-pipa y la goro-hierba me dan un respiro de calma y embriaguez, goro. Miro a los alrededores contemplando las reducidas vistas del lago y la villa tragadas por la goro-noche. Quizá buscar una goro-taberna pueda ser una agradable opción si nos vamos a pasar aquí unos cuantos días, goro. El olor a licor podría disipar un poco el goro-concentrado de humedad que hay en el aire.

Pero por más que quiera imaginarme el goro-paraiso forjado por Din, vuelvo a poner goro-rocas en tierra mientras mi vista se pierde entre arboles de comida hylian (empalagosa y blandurria de narices, no os la recomiendo, goro). Veo a alguien moverse entre los arboles. ¿Cosechando a estas horas de la noche, goro? Quizá sea un hylian borracho que se ha detenido a hacer sus goro-necesidades pegado a un arbol. No...espera. Va con demasiada prisa y no se tambalea. Salta la barda y...¡JODER, GORO!

Mi mente da un vuelco temiendo la primera idea que se me pasa por la goro-cabeza de roca, el motivo por el que estamos aquí: ¡Una Gerudo, goro! Seguramente sea una goro-mensajera. ¡Buena hora para dejarte ver en tu viaje al valle, goro-jovenzuela! Debería avisar al resto, goro, pero al paso que voy si vuelvo ahi dentro perderé su rastro en mitad de la noche, goro. También puedo pegar un grito de goro-alerta, pero no es sugerente llamar la atencion de los demás pueblerinos, goro. Tengo que sortear esa barda y atraparla antes de que llegue a la pradera en plena oscuridad, goro.
avatar
SoraNogar
Smeargle

Mensajes : 183
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 24/07/2011
Edad : 24
Localización : Spirit Temple

Hoja de personaje
Nombre: Dasslor
HP:
125/125  (125/125)
EP:
40/40  (40/40)

Ver perfil de usuario http://soranogar.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Caballero Verde el Vie Oct 24, 2014 4:20 pm

Saria escribió:-El Bosque convierte a los extraños para que nunca más puedan salir. Es la manera en la que se protege a sí mismo, pues allá afuera dicen que hay mucha gente que hace cosas horribles como matar a los árboles. Desde que tengo memoria solo he visto a una persona tratar de invadir el bosque y terminó convertida en un espíritu de la naturaleza. Perdió su forma, su memoria y su ser y se unió al colectivo que fluye a través de las plantas y de los animales que aquí viven.

Abro los ojos un poco sorprendido ante sus palabras. ¿En eso consiste la maldición? Es mucho peor de lo que creía. Siempre había pensado que simplemente acabaría por matarte, pero eso de que te conviertas en un puto tronco o en un hierbajo y acabes olvidándote de que antes fuiste otra cosa… pinta jodidamente horrible. Y sin embargo, veo en eso mayor calidez que lo que me habría esperado de haberme quedado en Hyrule, Kakariko o en cualquier otro lado de la región. Tengo que seguir hacia adelante y alejarme de ello... y de este bosque.

Saria escribió: -Es que... eres muy grande. No me imaginaba que la gente de fuera sería tan grande. Debes ser un hombre muy poderoso e importante allá de donde vienes.

Esbozo una pequeña sonrisa ante su último comentario. Al mirar sus ojos me siguen provocando una sensación de profundidad que ni en el más anciano de los Sheikah había visto jamás, pero aun así su inocencia se corresponde al hecho de que es una niña. No quiero mentirle, pero… tampoco quiero perder esta oportunidad. Además, creo que es la primera vez en AÑOS que alguien me dedica unas palabras así o una mirada tan sincera.

Sin mediar palabra, la sigo por el camino que ella toma. Me sorprende que conozca tan bien el terreno; sé que debe llevar viviendo aquí desde que tiene uso de razón, pero este bosque me parece demasiado grande como para llegar a conocerlo bien alguna vez. Sea como sea, la travesía me ayuda a distraerme de todo lo que he dejado atrás, y ello hace que lance una pregunta que ya no puedo seguir manteniendo:

-Oye Saria, si quieres no me respondas… ¿pero cuántos años tienes?

El Vladis de hace diez minutos me estaría diciendo “¿Pero tú estás tonto o te has pegado con una nuez Deku en la cabeza? ¡No debe tener más de diez años!”. Y era verdad, pero… tengo una extraña sensación. Es como si hubiese entrado en otro mundo, y sospecho que hasta lo más obvio allá fuera aquí no tiene por qué serlo. De hecho, cuando llegamos a la supuesta aldea, este sentimiento se refuerza más. Tengo que decir que es un lugar bonito. Insólito y algo tétrico al no ver a nadie, pero encierra una magia que no puedo describir.

Saria escribió:-Los demás son un poco tímidos, pero no te preocupes, ya te conocerán. ¿Quieres que te los presente o quieres que te lleve a conocer directamente al Antiguo?

-¡Claro, por qué no! ¡Tengo ganas de conocer a tus amigos! Y al famoso Fado, a ver si tiene una buena máscara para prestarme-muestro una gran sonrisa mirando a Saria, para después seguir mirando mi alrededor.

Ese Antiguo puede esperar un poco más. Por primera vez en mucho tiempo estoy interesado de veras en otra gente, en conocerla; quién sabe si en las otras tierras esto sucederá.
avatar
Caballero Verde
Gloom

Mensajes : 336
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 23/07/2011
Edad : 24
Localización : Reino Sagrado

Hoja de personaje
Nombre: Vladis Kalahed
HP:
83/83  (83/83)
EP:
55/55  (55/55)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Regol el Dom Nov 23, 2014 3:58 pm

Actualización

A Caballero Verde

-¿Años? -pregunta Saria con tono de duda-. ¿Qué es eso...?

Cuando le dices que quieres conocer a sus amigos, la pequeña da un saltito de alegría y mira alrededor.

-Todo está bien -le dice al aire-. El bosque lo dejó pasar, debe considerarlo un amigo.

Poco a poco empiezas a ver un cambio alrededor. Cerca de las luces que viste antes empiezas a distinguir siluetas que se forman como salidas de la nada. Pronto ves a un mínimo de diez niños de aspecto, colores y tamaños distintos, todos ataviados con la misma ropa verde, que se acercan a ti con actitud casi reverencial.

-¿Cómo te llamas? -dice una mientras jala de la tela de tu pantalón.

-¿De dónde eres? -pregunta una niña con pelo muy claro.

-¿Nos traes regalos? -pregunta otra niña que tiene el pelo café.

-¿Qué haces aquí, si se puede saber?

La última pregunta se eleva por encima de las demás y provoca que caiga sobre el área un silencio sepulcral. La voz de la que proviene es potente y autoritaria, más de lo que esperarías del niño con pelo oscuro y pecas en el rostro que está un poco alejado de los demás y te mira con los brazos cruzados.

-¡Mido! ¡Sé amable! -lo regaña Saria, aparentemente escandalizada.

-¡No! -responde el niño separando sus brazos y acercándose-. Este bosque es el hogar de los Kokiri y nadie más y exijo saber qué es lo que hace aquí. No me importa que el bosque lo dejara pasar, es un grande y los grandes no son confiables, digan lo que digan.

Acciones
-Libres.




A Litch

Sigues a la gerudo tan velozmente como puedes, con Daya tratando de mantenerte el paso. La muchacha no parece querer escuchar tu petición, así que no te queda otra que usar el hechizo de "Detener Semejante". Sientes el poder mágico salir de tu mano extendida hacia ella y puedes ver claramente cómo sus piernas y sus brazos se pegan repentinamente al resto de su cuerpo, haciendo que, con la inercia que la Gerudo llevaba, se caiga y comience a rodar en el suelo unos cuantos metros. Cuando llegas a su lado, la chica aun está inmobilizada, con raspones y rasguños alrededor de su cara y sus brazos descubiertos, seguramente provocados por tan repentina caída.

-¿Qué es lo que quieres de mí? -te pregunta con los ojos húmedos y los labios apretados-. Dímelo de una buena vez.

Acciones
-Libres.




A RiaJ

Tu mamá parece muy impresionada cuando le hablas de material explosivo.

-¡Qué... peligroso! -te dice con los ojos muy abiertos-. ¿Crees que deberíamos movernos por ahora a la ciudad? Tal vez sea la mejor opción... Oh, Nayru... Nuestro ganado... nuestras plantas... Ay, Nayru...

Cuando sales del lugar, te encaminas a las celdas del pueblo, donde como siempre ves a un par de guardias cuidando la entrada. Cuando los cuestionas, sin embargo, no parecen saber de lo que hablas.

-No hay ninguna Gerudo encarcelada. Hubo una prisionera hace unos días, pero se escapó inmediatamente después de su captura, aun no sabemos cómo. Mala suerte, llegas tarde.

Poco después de eso, algo capta tu atención en la lejanía de la oscuridad. Una gran masa se mueve rápidamente, tambaleándose de un lado a otro. Cuando entornas tus ojos, te das cuenta de que es un goron, Dasslor, que parece estar corriendo por algún motivo.

Acciones
-Libres.




A Sora

Sigues como puedes a la persona que parece estarse colando en propiedad ajena. Es una silueta pequeña y delgada, así que asumes que se trata de la gerudo. Sin embargo, también es veloz y te cuesta mucho seguirla. Aun así, haces lo mejor que puedes con tu peso y el poco espacio que tienes para maniobrar que te impide rodar, pero te detienes cuando ves a la figura meterse en un agujero en el suelo, situado entre densos matorrales. Es obvio que no cabes por ese lugar y sea cual sea ese sitio, parece estar rodeado por paredes de piedra que te impiden entrar por otro lugar. ¿Qué hacer?

Acciones
-Usas tus puñetazos para romper los matorrales y así entrar.
-Haces guardia en espera de que el ladrón salga de su escondite.
-Corres a avisarle a alguien de lo que viste.
-Decides que no vale la pena preocuparse tanto y vuelves a la casa de Ridlef.
-Cualquier otra cosa que se te ocurra.




A Zafy

La actividad en el lago continúa frente a tus ojos. Luck, que ha estado a tu lado todo el rato, parece un poco impaciente por tu inacción.

-¿Qué crees? ¿Deberíamos ir a ver? Me da un poco de miedo...

Acciones
-Libres.

_________________
avatar
Regol
Arceus

Mensajes : 505
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 16/04/2011
Edad : 21
Localización : La Sala de Té de las Brujas

Ver perfil de usuario http://sandpath.foroa.org

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Litcharm el Dom Nov 23, 2014 6:47 pm

(AVISO: Este post contiene todo el rol entre el Rolmaster y yo que hemos hecho para aligerar mi parte de trama. Disculpad que sea tan largo. XDU )

La Gerudo escribió:-¿Qué es lo que quieres de mí? -te pregunta con los ojos húmedos y los labios apretados-. Dímelo
de una buena vez.

"Yo...Yo..." Me faltaba el aliento por correr tras la Gerudo. Nunca he sido muy bueno con mis cualidades físicas. "Nosotros no vamos a hacerte daño...Sólo..." La detuve en seco y no se me ocurrió que decir. Ahora mismo estoy improvisando lo que quiero decirle. "S-sólo queremos saber por qué te arrestaron los guardias. No vemos cuál fue el motivo...Y por eso...Te salvamos." Mi voz se vuelve más tenue mientras avanza mi conversación.

Regol escribió:La Gerudo parece estar haciendo esfuerzo para moverse en vano. Solo en su rostro se dibujan las expresiones que demuestran que si por ella fuera, ya se habría levantad odel sitio en el que está. Llega un momento en el que parece cansarse y se detiene, resoplando fuertemente mientras intenta recuperar el aliento.

-¿Por qué? Porque aquí soy el enemigo, ¿no es obvio? ¿Piensas que me hiciste un favor? No me espera un destino mucho mejor entre mi gente que el que me esperaba aquí. No afronté mi destino con honor y ahora voy a... voy a... voy a ser humillada en público.

"E-Enemigo?..." Había oído rumores de que las Gerudo estaban haciendo algo en la ciudadela de Hyrule...Pero no imaginaba que fueran enemigos... "¿Cómo que enemigos?" Estaba bastante confuso por lo que pasaba ahora. "Entonces...¿Qué haces aquí? ¿Qué buscas en el territorio enemigo?" Mi curiosidad rebosa de mi ser. Necesito saber qué ocurre aquí y por qué. "Si me respondes, te dejaré ir y no te molestaré más. Sólo quiero...Respuestas...No quiero hacerte daño."

Regol escribió:La chica te mira fijamente en silencio unos segundos y luego da un suspiro de resignación.

-De verdad no pareces saber nada. No eres de la zona, ¿verdad? Digo, no sabes nada de mi gente... No creí encontrarme a alguien así. Mi gente, las Gerudo, son enemigos públicos en el resto de la zona. Ya sea aquí, ya sea en la ciudad de Hyrule, ya sea en la villa Kakariko... Desde tiempos inmemoriables, por crímenes olvidados hace muchos siglos, vivimos en nuestro valle y no somos admitidas en ningún otro lugar. Pero este pueblo tiene un tesoro que le pertenece a mi gente y unas cuantas hemos estado trabajando en recuperarlo.

Mi cara refleja la duda en sí. "¿Crímenes?...¿Tesoro?..." Todo esto para mí es como un puzzle sin terminar. Me faltan piezas para que me cuadre todo. ¿Tesoro? ¿Se referirán a algo relacionado con lo que hay en el Lago? "No sé qué estáis buscando...Y tampoco sé si lo hacéis para bien o para mal..." Me venían las dudas sobre ese valle que ha nombrado antes. "Necesito saber más de las Gerudo..." Puede que me sirva de ayuda saber sobre ellas...Me ayudará a encontrar a mi madre. Sé que se habrá ido a algún lugar a ayudar a gente en peligro...

Regol escribió:-No hay duda de que necesitas saber más sobre mi gente -te dice la chica que aparentemente ha recuperado su movilidad y al fin consigue incorporarse lo suficiente para quedar sentada en el suelo. La Gerudo continúa hablando mientras se examina las heridas de sus brazos-. ¿Pero de verdad te tomaste toda esta molestia solo para "saber más"? No sé, llámame desconfiada, pero no me lo trago. Seamos honestos desde el principio, ¿qué esperas ganar de mí? Dímelo y yo te diré lo que espero ganar de ti si te ayudo.

La miré fijamente y comprendí que desconfiara de mí. Un Zora que quiere saber más de ella...Como si fuera un espía o algo parecido. Me quedé un momento en silencio y decidí contarle mi situación. "Yo...No soporto ver que torturan a alguien sin motivo alguno...Entonces decidí salvarte...Pero...Ahora estoy pensando en por qué te salvé...Y por eso me planteé si fue buena idea." Estaba cabizbajo mientras hablaba sobre ello. "Entonces...Te pregunto para saber si obré bien o mal...Aunque..." Me mantengo pensativo... "Todo esto...No sé por qué...Me está dando la sensación de que me guiará a mi madre..." Se me nota algo triste al recordar a mi madre desaparecida. Miro a Daya y la acerco a mí para que no esté sóla observando. Decidí cambiar un poco el tema para que no me saltaran las lágrimas. "Te presento a Daya. Es una Deku que encontré solitaria en la plaza de la ciudadela del Lago. Ahora quiero ayudarle a encontrar sus amigos." Se nota que mi tono vacila a veces por resistirme los lloriqueos. "Como decía antes...Mi madre...Se fue de casa hace un año. No sé hacia dónde ni por qué se fue...Pero...Sé que estará resolviendo algún problema difícil...Y este...Me parece bastante complicado..."

Regol escribió:Daya ha permanecido todo el rato detrás, observando el intercambio con los brazos cruzados. La mirada de la Gerudo se endurece cuando posa sus ojos en ella, pero ninguna de las dos hace ningún comentario. La chica Gerudo voltea a verte de nuevo cuando sigues hablando.

-¿Y piensas que mi gente le hizo algo a tu madre? -te pregunta fríamente-. Tienes valor, para venir y acusarme de eso.

"¿Eh?...N-no me refería a eso..." Me pongo algo nervioso al notar su punzante mirada en mí, pero traté de permenecer lo más tranquilo posible. "Me refería a que mi madre puede estar metido en esto...Pero no que alguien le haya hecho daño...Es lo último que pensaría...Sólo quiero saber dónde está y encontrarla" Empiezan a brotar lágrimas de los laterales de mis ojos. Mitad por los nervios y mitad por los recuerdos. "No quería acusaros..." Se limpia los ojos con las mangas de su toga. Sorbe un poco su nariz y se relaja un poco.

Regol escribió: La Gerudo frunce las cejas cuando ve tu reacción a sus preguntas y levanta ambas rodillas, de manera que sus brazos queden descansando sobre ellas.

-Está bien... creo -dice con cierto tono de duda-. Bueno, tal parece que estamos en la misma situación. Yo me dejé capturar y es dudoso que mi pueblo me acepte con normalidad si marcho de vuelta al Valle. Tú parece ser que no tienes hogar mientras no encuentres a tu madre. ¿Qué te parece si hacemos una alianza? El trato es este... me dejas esconderme en donde sea que te estés quedando y me ayudas a conseguir comida y, mientras decido qué hacer, respondo a cualquier pregunta que tengas que creas que te vaya a ayudar a encontrar a tu madre.

El corazón le da un vuelco al escuchar lo que le dices. Brotan algunas lágrimas de sus ojos y suelta un ligero gimoteo. "G-g...¡Gracias!" En este momento no podía pensar en otra cosa que en que estaba más cerca de encontrar a mi madre. Como por acto reflejo, me lancé al cuerpo de la Gerudo y le di un abrazo sin pensarlo. Se me veía lloriqueando, pero feliz.

Regol escribió: El cuerpo de la gerudo se endurece cuando siente tu abrazo y sientes unas torpes palmadas en la espalda.

-E-está bien... pero no me ahogues, por favor.

Cuando consigue que te separes de ella, la chica se pone de pie y se sacude el polvo.

-Me llamo Amira. ¿Cuál es tu nombre y el de tu amiga la desconfiada de atrás?

"O-oh! Perdón." Hace una ligera reverencia en señal de disculpa."Ella se llama Daya. Y mi nombre es Zoalin. Estamos encantados de conocerte. " Se dibuja una sonrisa amplia en su dulce carita de Zora mientras coje la mano de Daya y estira la otra para darte la mano.

Regol escribió:Cuando te acercas a Daya, ella te murmura al oído.-¿Estás seguro de esto? Las Gerudo son unas traidoras, están podridas de nacimiento. Confía en mí, yo sé lo que te digo. No dejas que esté cerca mucho tiempo.

Miro de reojo a Daya y le susurro al oído. "Siempre hay excepciones, ¿no?" Mi mente no podía pensar en otra cosa. No podía pensar en que podía existir la posibilidad de que me estuviera utilizando. Yo sabía que esto me iba a llevar a algún lado. Sabía que me podía guiar hacia mi madre. Sonreí a Daya para demostrarle que confío en ellas 2 tanto como en mí mismo. "Tranquila. No nos ocurrirá nada mientras estemos juntos."

Regol escribió:-Oye, por cierto... -dice Amira con los brazos cruzados y mirando al suelo-. Bueno... es mejor que lo diga directamente si vamos a colaborar... Verás... nunca he tratado personalmente con un zora, así que no estoy muy segura de cómo son, así que no te ofendas... ¿Eres varón o mujer?

Se queda un poco de piedra por ver que no sabe la diferencia entre el género masculino y el femenino de los Zora. Aunque...Lo comprendí un poco...Ellas no son Zora..."E-eh...Soy varón." Lo dije en tono bajo y con una mueca como diciendo -Sí. Una sorpresa, ¿no?-

Regol escribió:Para tu desagrado, la ves abrir mucho los ojos como si eso la sorprendiera.-Oh... ya veo... -por algún motivo parece decepcionada de escuchar eso.

Acciones:
-Buscas un lugar acogedor para esconderte en la Ciudad del Lago junto con tus amigas.
-Propones que salgan de la Ciudad del Lago y busquen suerte en el campo abierto, en Hyrule, en tus tierras o en algún otro lado.
-Vas con Lobelia, la amable mujer que te ha estado acogiendo, con la esperanza (y un plan) para convencerla de que te deje esconder a tus dos amigas con ella.

Después de ver su respuesta en la cara, que ya suponía que iba a ser así o algo parecido, se quedó pensativo un momento. Tenían que ir a un lugar seguro donde no pudieran encontrar a Amira en la Ciudad del Lago. No podíamos buscar un lugar al azar y escondernos en él sin que nadie confíe en nosotros...Creo...Que lo mejor es preguntar a Lobelia...Es la persona más amable que he conocido además de las amigas que tengo ahora conmigo. Creo que confiará en nosotros. "Tenemos que volver con Lobelia antes de que amanezca. Creo que es la mejor opción hasta que podamos buscar un lugar más seguro." Se puede notar algo de duda en mi tono, pero mi decisión estaba hecha. Decidí que nos dirigiéramos a casa de Lobelia escondiéndonos de la guardia detrás de los setos y columnas de la ciudad. Fue sencillo porque siempre hacen el mismo recorrido. Cuando llegamos, decidí hablar yo sólo cara a cara con Lobelia para convencerla del asunto. "Lobelia...Quisiera hablar contigo de un tema serio..." No quería asustarle con que tenía a una Gerudo de compañera sabiendo el odio que le tienen aquí. Así que decidí suavizarlo contando un poco lo que pasó antes. "¿Podría permanecer unos días con nosotros?...Ahora mismo está herida y necesita reposo." No le mentí en nada, pero no le revelé que ella es una Gerudo. Le dije a Daya que entrara por la puerta trasera cuando me dijo que sí podía descansar. Siempre tan amable de aceptar a gente que necesita ayuda. "Te presento a Amira." Estaba nervioso pensando que no iba a aceptarla por su raza y que iba a llamar a la guardia. "Comprendo que sea un problema que una Gerudo se quede en tu hogar...Nos iremos en unos días si resulta un problema muy serio...De verdad."

Regol escribió:Lobelia, escuchando tu historia amablemente, acepta ver a tu nueva amiga, pero se queda paralizada al verla.-¿Ella es la Gerudo que vieron hace rato en el pueblo? No, no, no... ¡Para nada! ¿Tienes alguna idea de lo que los vecinos dirían de mí? Puedo dejar que se quede esta noche si promete no rebanarme el cuello por la noche, pero no más que eso. Tiene qué irse mañana a primera hora y, lo siento querido, tú con ella. Esto... esto es más de lo que estoy dispuesto a aguantar.

No esperaba esta respuesta de ella, pero a la vez lo esperaba...Todos le tienen odio a las Gerudo en este pueblo...Eso me enfadó bastante...Que las odien por lo que hicieron en su pasado...Eso no me parece justo...Pero decidí no discutir sobre esto o acabaría peor de cómo estaba ahora mismo. "No te preocupes, Lobelia." Dije cabizbajo... "Nos iremos ahora mismo." Esbocé una sonrisa. "No te quiero dar problemas por mis corazonadas." Me acerqué a ella y le di un abrazo. "Muchas gracias por habernos cuidado todo este tiempo." Se separa un poco con cara algo triste. "Espero que te vaya bien." En ese momento me di la vuelta en dirección hacia Daya y Amira. Les miré tristemente y les expliqué que teníamos que salir de aquí cuanto antes y buscar un lugar de cobijo cerca de aquí pero a las afueras, todo ello sin que lo escuché Lobelia. Recogí mis cosas y las de Daya y nos dirijimos hacia la frontera y usé aturdir con los 2 guardias de la salida. Notaba el cansancio de usar tanta magia tan seguidamente. Se ve que todavía necesito más práctica. Conseguimos salir y empezamos a buscar alguna cabaña abandonada cercana a la ciudad.
avatar
Litcharm
Audino

Mensajes : 15
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 31/08/2014
Edad : 23
Localización : Capital de las Sombras

Hoja de personaje
Nombre: Zoalin Randell
HP:
60/60  (60/60)
EP:
80/80  (80/80)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Zafiro Bladen el Mar Dic 02, 2014 7:12 pm

Me quedo absorta , viendo la actividad, tratando de buscar algo que indique cosas aún fuera de lo común bueno, a decir verdad, todo parece fuera de lo común. demasiados trabajadores yendo a los caminos del lago.. me pongo a pensar en las posibilidades de acercarnos..Pero no me di cuenta de que tanto tiempo.

Luck escribió:-¿Qué crees? ¿Deberíamos ir a ver? Me da un poco de miedo...


- Ah?- reacciono y lo volteo a ver por segundos, reformulando las preguntas en mi cabeza, segundos despues, tomo en cuenta todo.-.. Luck, a tí todo te da miedo.- sonrio levemente y le doy un toquesito en la mejilla, con mi dedo indice.- Pero sí.. deberiamos acercarnos, esto se ve raro, de por sí. te parece la idea de acercarnos?-
avatar
Zafiro Bladen
Arceus

Mensajes : 94
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/05/2011
Edad : 24

Hoja de personaje
Nombre: Lena
HP:
65/65  (65/65)
EP:
80/80  (80/80)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Caballero Verde el Vie Dic 19, 2014 6:38 am

Saria escribió:-¿Años? ¿Qué es eso...?

Abro los ojos sorprendido:

-¿Cómo que qué es? ¿Es que no celebras tu cumpleaños? ¡Es una fiesta genial donde eres el protagonista por un día! ¡Te dan regalos y te preparan tu comida favorita! ¡Puedes contar el más malo de los chistes que se reirán de él como si fuese bueno!  ¡Y te cantan!-miro distraído a un lado, pensativo- Bueno, eso último es HORRIBLE, pero comparado con la de cosas buenas que hay, ¡no es nada!-choco mi puño contra la palma de mi mano- ¡Ya sé! ¿Qué te parece si celebras tu cumpleaños en cada solsticio de verano, como hoy mismo? ¡Dicen que es cuando el sol está más alto, pero la verdad es que no tengo ni idea de qué es eso! Podría saberlo el Venerable ese-le guiño un ojo tras dicha insinuación

Después de ello, poco a poco van apareciendo niños que me rodean. Algunos me toman hasta de la ropa… ¡que te quites, coño! A ver, no tengo nada en contra de los niños, pero me están empezando a agobiar. Entonces uno de ellos, el más desconfiado, es regañado por Saria. ¿Un rebelde? Bueno, hace unos días me habría burlado de él, pero ahora no siento que pueda hacerlo, sinceramente:

-Ey, sé lo que dices. Yo entre los míos soy también de los pequeños, y los grandes no son nada confiables. Te usan como les place y esperan que encima les des las gracias por eso. ¡Pero están ahí fuera, así que no hay de qué preocuparse!-seguidamente me dirijo a todos en general, con tono animado- ¡Venga, juguemos a algo! ¿Cómo pasáis el rato aquí?
avatar
Caballero Verde
Gloom

Mensajes : 336
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 23/07/2011
Edad : 24
Localización : Reino Sagrado

Hoja de personaje
Nombre: Vladis Kalahed
HP:
83/83  (83/83)
EP:
55/55  (55/55)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por SoraNogar el Sáb Dic 27, 2014 1:36 am

¡Por las putas goro- rocas de Din!
Casi la tenía, goro. Me cuesta creer que en un lugar tan amplio como este se permitan goro-murales sin más en medio del pasto. Estúpidos Hylians y su arquitectura sin goro-sentido… Ese agujero está tan oscuro que ni sabría hacia dónde se dirige, goro. ¿¿Y si es la entrada de un refugio Gerudo o un atajo al goro-valle??

Bueno, no pierdas la goro-cabeza, Dasslor. Este muro debe de finalizar en alguno de los dos lados, goro. ¡¿Pero cuál?! ¡No logro pensar con este húmedo goro-frío nocturno! Me provoca hambre de goro-rocas y goro-deseos de añorar el calor de los resguardados muros pintados en mi goro-ciudad natal.  ¡Ahora mismo daría toda mi goro-hierba de fumar por algo más que unos andrajosos pantalones que no abrigan ni una…una…!
¡¡Bah, al goro-fuego de los dodongo con esto!! Me abriré paso golpeando esta incomible goro-piedra. No puedo permitirme más fallos como subestimar a Kotake cuando nos la encontramos, goro. ¡Es una Gerudo y ha de ser detenida!
avatar
SoraNogar
Smeargle

Mensajes : 183
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 24/07/2011
Edad : 24
Localización : Spirit Temple

Hoja de personaje
Nombre: Dasslor
HP:
125/125  (125/125)
EP:
40/40  (40/40)

Ver perfil de usuario http://soranogar.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Coloso del Desierto (En Juego)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 28 de 29. Precedente  1 ... 15 ... 27, 28, 29  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.